Jugar también es salud

En el Centro Interdisciplinario de Salud Mental, perteneciente a la Colonia Nacional Dr. Manuel A. Montes de Oca, se llevó a cabo la primera “Jornada Lúdica”.


Desde las Secciones de Redes Socio-comunitarias y Salud Mental Infanto-Juvenil del Centro Interdisciplinario de Salud Mental (CISaM), perteneciente a la Colonia Nacional Dr. Manuel A. Montes de Oca, se llevaron a cabo las primeras “Jornadas Lúdicas”. Se trata de una propuesta en homenaje al Día Internacional del Niño (ONU), mediante la que se busca concientizar a la comunidad acerca de que “Jugar es un derecho de la infancia”. Para ello, se planificaron jornadas lúdicas a desarrollarse en el CISaM, para las cuales se invitaron tanto a los niños y niñas de la comunidad como a sus padres, madres y cuidadores.
A lo largo de las jornadas, de las que también participaron profesionales de las secciones de Genética y Fonoaudiología, se organizaron diferentes espacios en los que la consigna fue jugar a los “juegos de antes”. De esta manera, los pasillos del CISaM sirvieron de escenario para que grandes y chicos se divirtieran jugando a la rayuela, a la estatua, o a las canicas, como así también coloreando y dibujando. También hubo momentos para el juego libre y espontáneo, en los que se escuchó y dio espacio a la creatividad de los protagonistas, mediante el despliegue de sus ideas y sugerencias. Cabe destacar que, dentro de las finalidades de la actividad, se intentó resaltar que el juego es salud en todas las edades. En este sentido, se hizo explícita la importancia de la estimulación, comunicación y transmisión de la cultura entre generaciones.
A modo de cierre, quienes desarrollaron la actividad, comentaron: “El juego es una actividad fundamental para el desarrollo; es la mejor manera de investigar, aprender y expresar emociones. Para jugar no es necesario tener juguetes, sino tener la oportunidad de liberar la imaginación, de crear. Toleremos el desorden, las caídas, los llantos, pues así favorecemos el desarrollo de habilidades para la resolución de problemas, para reponerse a la frustración y aprender a compartir en vez de competir. Regalémosles menos cosas y más tiempo, escuchémoslos y compartamos momentos juntos”.