Gustavo Vera expone en el Vaticano

Fue invitado por la Academia Pontificia de Ciencias Sociales el 3 y 4 de octubre. Su intervención se da en el marco del coloquio: “Cáritas, amistad social y el fin de la pobreza”.


El director operativo del Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas Gustavo Vera, forma parte del panel de expertos que participan del evento que busca profundizar acerca de las causas de la pobreza, los derechos económicos de las personas vulnerables, explorar posibilidades en torno a la redistribución de ingresos y protección social y los modos de participación que tiene la sociedad civil al momento de proteger a las personas humildes.

La actividad se desarrolla en la sede de la Academia Pontificia, ubicada en el Vaticano, y cuenta con la participación de panelistas de distintas partes del mundo y de distintas áreas de conocimiento, tales como Jeffry D. Sachs, Oscar Rodríguez Madariaga, Batja Gomes de Mosquita, entre otras personalidades. La coordinación general está a cargo de Mons. Marcelo Sánchez Sorondo.

En su alocución, el director del Comité sostuvo que: “En la lucha contra la Trata de Personas es indispensable llevar a la práctica criterios básicos desde los Estados, tales como: 1. restituir los derechos de las víctimas para evitar su revictimización. Esto significa garantizar el acceso a empleo digno, vivienda, salud y educación; 2. investigar la ruta del dinero de los tratantes para desmantelar sus operaciones decomisando sus bienes y destinarlos a la reparación de las víctimas; 3. actuar comunitaria y organizadamente contra el crimen organizado para ser eficaz en su detección y combate”, sostuvo.

En cuanto a la dimensión económica del delito, aspecto que desde este Comité se viene trabajando continuamente, Vera expresó que “La trata de personas se vincula indisolublemente al lavado de activos. El dinero proveniente de la más cruel explotación ingresa al mercado financiero global mediante paraísos fiscales y bancos".

Para finalizar, y a modo de conclusión, el director del Comité sostuvo que: "La lucha contra el hambre, la trata y la esclavitud son dos mínimos indispensables para recomenzar a construir una sociedad basada en la hermandad y en la fraternidad".