Gasoducto de Vaca Muerta: el gobierno crea régimen especial para otorgar una nueva licencia de transporte

• Mediante un decreto de necesidad y urgencia (Decreto 465/2019), el Presidente instruyó a la Secretaría de Gobierno de Energía a convocar a licitación pública para adjudicar una licencia de transporte de gas natural y la construcción de un gasoducto desde la Cuenca Neuquina hasta el Gran Buenos Aires y el Litoral bajo un Régimen Especial Temporario.
• La licitación será convocada durante el mes de julio.
• La construcción de la primera etapa del gasoducto permitirá aumentar la capacidad de evacuación del gas producido en Vaca Muerta en inicialmente 15 millones de m3 diarios y reemplazar importaciones de Gas Natural Licuado (GNL) y combustibles líquidos por USD 240 millones.
• Desde la construcción del Neuba II, en 1988, solo se realizaron ampliaciones de los sistemas de transporte existentes.


Mediante el Decreto 465/2019 publicado hoy en el Boletín Oficial, el gobierno creó un Régimen Especial Temporario por un plazo de 17 años para la adjudicación, mediante licitación pública de una licencia para la prestación del servicio de transporte de gas natural que contemple como obligación el diseño y la construcción de un gasoducto que conecte la Cuenca Neuquina con la localidad de Salliqueló y con el Gran Buenos Aires y Litoral, a fin de evacuar la producción proveniente de la formación de Vaca Muerta.
La licitación será convocada durante las próximas semanas.

Este régimen temporario incluye las siguientes pautas:
• La remuneración de los transportistas y los ajustes que correspondan serán libremente negociados con los cargadores, sin incurrir en conductas discriminatorias.
• En ningún caso los valores que surjan de la negociación serán trasladables a los cuadros tarifarios finales de los usuarios residenciales de gas natural o del resto de la demanda prioritaria, ni para aquellos que tienen contratada capacidad de transporte en firme.
• El pliego de la licitación establecerá la asignación parcial de la capacidad de transporte inicial en forma directa, y el resto de la capacidad se asignará mediante procedimientos abiertos a fin de asegurar la no discriminación en el acceso.

El objetivo del gobierno es que la construcción de la primera etapa del gasoducto esté completa para el invierno de 2021, lo que permitirá reemplazar Gas Natural Licuado (GNL) —que aún ingresa por el puerto de Escobar— por producción doméstica por unos USD 240 millones anuales.
Entre 2006 y 2013 la Argentina pasó de tener un superávit comercial energético de USD 6.100 millones a un déficit de USD 6.900 millones (una oscilación de USD 13.000 millones que explica en parte el estancamiento económico en el que se encuentra Argentina desde 2011). El año pasado, el rojo fue de USD 2.300 millones, y este año se espera estar cerca del equilibrio.
“El gasoducto nos permitirá mejorar la balanza comercial del país y aumentar la producción de Vaca Muerta, lo que significa más trabajo para todos los argentinos, tanto en las áreas como en la cadena de valor industrial”, afirmó Gustavo Lopetegui, Secretario de Gobierno de Energía de la Nación. “Es una de las obras de infraestructura más importantes que tenemos por delante”, agregó el funcionario.
La producción de Vaca Muerta viene creciendo sostenidamente durante los últimos dos años, y en los últimos 12 meses la producción de shale gas se duplicó. Como consecuencia, en mayo de este año, la producción total de gas del país creció 7,6% con respecto al mismo mes del año anterior y es la más alta desde julio de 2009. Además de sustituir importaciones, el aumento de la producción permitió retomar las exportaciones a Chile (por el momento con contratos interrumpibles) que habían sido suspendidas en 2007 por la caída de la producción.
El acelerado incremento de la producción ha saturado la capacidad de transporte de gas natural desde la Cuenca Neuquina hacia los principales centros de consumo del país, localizados principalmente en el sector comprendido entre el Gran Buenos Aires y Rosario.
Es en ese sector donde se localizan los principales consumos de gas natural a nivel industrial y generación térmica de energía eléctrica.
Los tres gasoductos que movilizan el gas natural desde la Cuenca Neuquina -Neuba I, Neuba II y Centro Oeste- se encuentran saturados en su capacidad de transporte.
Frente a esta situación, a pesar del fuerte incremento de la producción nacional de gas natural en la Cuenca Neuquina, existe demanda insatisfecha en esos centros de consumo que obligan a importar GNL para satisfacerla.
En este contexto y ante la necesidad de resolver en forma urgente esta situación, el gobierno nacional ha decidido licitar una nueva licencia de transporte de gas natural mediante el desarrollo de un sistema de transporte que requiere el diseño y la construcción de la correspondiente infraestructura.
Este nuevo sistema de transporte se extenderá por aproximadamente 570 km desde las cercanías de la planta de tratamiento de Tratayén -en la provincia del Neuquén- hasta la planta compresora Saturno -en la cercanías de la localidad de Salliqueló, provincia de Buenos Aires- para luego continuar por otros 470 km hasta las cercanías de la localidad de San Nicolás en la provincia de Buenos Aires.
El nuevo gasoducto -que tendrá una capacidad inicial mínima de 15 millones de m3/día en una primera etapa- podrá ser ampliado en sucesivas etapas hasta 40 millones de m3/día, acompañando el desarrollo armónico de la producción de Vaca Muerta y la demanda futura de gas natural del país.