Fotografías de Pablo Zuccheri en los encuentros virtuales ARGra-ANM

El viernes 21 de agosto tuvo lugar el segundo encuentro virtual del Ciclo "Encuentros, fotografías, estéticas y política" producido por Fototeca ARGRA - Archivo Nacional de la Memoria- Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.


Siguiendo la serie de encuentros virtuales impulsados a partir de la colección de libros de pequeño formato desarrollados por ARGra (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina) y su Fototeca, este segundo encuentro giró en torno al libro: Pablo Zuccheri, fotografías. Este trabajo fotográfico fue realizado en la provincia de Tucumán, en octubre de 1998, durante el tercer encuentro nacional de la agrupación H.I.J.O.S y hace hincapié en el escrache al genocida Antonio Bussi, entonces gobernador de la provincia. Una de las particularidades de estas fotografías, que forman parte del Archivo 21, es que fueron dañadas por la humedad y presentan marcas en su estructura original. Estos “daños” otorgan un aura muy especial. Las fotos de Pablo Zuccheri forman parte del Fondo conservado en el Archivo Nacional de la Memoria (ANM).

Abrió el encuentro la Presidenta del ANM, la antropóloga Mariana Tello Weiss: "Quiero dar la bienvenida a nuestros invitados e invitadas que mucho tienen que ver con las fotos de Pablo Zuccheri que integran esta colección". La referencia subraya el lazo que une a las y los invitados: por un lado, tanto Tello Weiss como Raquel Robles participaron de aquel congreso y escrache; por otro lado, estuvo también Silvio Zuccheri, fotorreportero y padre de Pablo; asimismo, participó María José Burgos, encargada de conservación de la Fototeca ARGRA y una de las recuperadoras del material fotográfico que integra esta serie. Y hasta el mismo moderador, Diego Sandstede, editor de la colección de libros de ARGRA, compartió redacción con el autor.

Sandstede comenzó explicando que apenas meses después de publicar la nota con las fotos de este libro Pablo Zuccheri murió, a los 29 años, en un accidente doméstico. Era 1999. Al día siguiente viajaba a Estados Unidos a cubrir el festival de Woodstock de ese año. "Un gran dolor para todos y todas los que lo conocíamos", recordó. Y también revisó el contexto de hallazgo de estas fotos: "estas fotos fueron sacadas en 2008 de un volquete de basura en el que las había tirado el dueño de la Revista Veintitrés, Sergio Szpolzski. Eran 8 años de archivo de fotos. Unos 500 mil fotogramas que antes habían estado en un sótano, bajo una caldera, expuestas a la humedad y al calor". La casualidad hizo que alguien sacara esas bolsas y las llevaran a la casa de Sandstede hasta que decidieran qué hacer. Un 15 por ciento de ese material quedo inutilizable y el resto con marcas por la humedad, el calor y los hongos. Entre esos negativos, estaban las fotos que había tomado Pablo Zuccheri documentando aquel escrache.

"Volver a ver estas fotos las resignifican", comenzó afirmando Silvio Zuccheri, padre del autor, quien hizo un recorrido emotivo de la vida de su hijo y reveló que fue él quien le regaló a Pablo una cámara analógica a los 11 años. "Un día le digo que saque fotos en la escuela y trajo unas fotos maravillosas", recordó. Ya de adolescente, Pablo tomaría algunas clases con su padre. Empezó estudiando otras cosas pero consiguió una corresponsalía en La Plata para el diario La Nación y luego pasó al diario El Día donde se definiría su profesión. "Le gustaban correr riesgos", contó. Recorrió Sudamérica y se instaló un tiempo en una comunidad indígena del Amazonas. Volvió y trabajó en revistas de Rock y fue en 1998 cuando hizo esta cobertura. "Entiendo que al principio él no fue bien recibido por la agrupación; algo que creo lógico porque no era conocido y podrían haber pensado que era personal de la SIDE, como era común en esos años. Pero sé que después sí terminaron muy cercanos".

Raquel Robles es escritora y docente, y fue una de las fundadores de H.I.J.O.S. Sus padres, Flora Celia Pasatir y Gastón Robles (Secretario de Agricultura durante el gobierno de Héctor Cámpora) fueron desaparecidos el 5 de abril de 1976, en un operativo que ella misma presenció. Tenía 5 años. "Si Pablo no hubiera sido una persona muy especial -reflexionó- no habría podido tomar esas fotos, porque sacábamos a patadas en el culo a quien intentara ponernos en el lugar de objeto de estudio como la mariposa pinchada sobre el paspartú". De aquel encuentro recordó la intensidad emotiva. "Esos encuentros eran para definir políticas, para decidir lo que se haría durante todo el año. Discutíamos mucho y muy fuerte; pero después terminábamos bailando y tomando cerveza". Robles recordó esa marcha como una de las más raras y detalló una foto en la que los y las integrantes de H.I.J.O.S. están dentro de un corralito marchado por la calle "y afuera no hay nadie, ni en la vereda mirándonos". Subrayó que no había una ventana abierta, que nadie gritaba nada. "Marchamos en un silencio absoluto. Solo nosotros hacíamos ruido", graficó.

En una de las fotos, un joven tapaba un cartel oficial con otro que decía "Fredy Rojas", reivindicando al militante del partido comunista, de 20 años, que fue baleado en 1987, durante un acto electoral del genocida Bussi, en Tafí Viejo. El cartel que tapaban decía: "Tucumán. Cuna de la Independencia. Tumba de la Subversión". Robles recordó aquello como estremecedor. "Porque lo que sí había eran fuerzas policiales de Tucumán, de Salta y de Jujuy. Todos con uniformes de distintos colores de camuflaje", marcó y anticipó que "si a él le gustaba 'lo intenso', la debe haber pasado bomba". Se detuvo entonces a reflexionar en esas fotos, así marcadas, como si fueran una metáfora de la memoria en sí mismas. "Justamente la memoria no es algo que se pueda traer exactamente como fue. La memoria está intervenida por el paso del tiempo y por todos los que fuimos contándola una y otra vez. Y entonces, se van agregando manchas, deterioros". Y continuó pensando en el sentido que implica ir imprimiéndole a los recuerdos, a las fotografías que quedan registradas en la cabeza, una serie de cosas que en el original no estaban. "Los recuerdos que uno más quiere, son los recuerdos más falseados". E invitó a pensar que, tal vez, de tanto revisarlos se los va gastando. "Van perdiendo nitidez y se van convirtiendo en otra cosa. En esas otras cosas que son la vida misma, que son lo irregistrable, aquello que traemos con la palabra, con el recuerdo y que no son lo que fueron exactamente". De ese encuentro de 1998, Robles recordó dos cosas: "el miedo de ver esos milicos de todos colores, estando tan lejos", pero también la felicidad de lo colectivo puesto en acto. "En la calle, somos nosotros. Y bueno, vecino/vecina, si no quiere salir, esto va a quedar impreso de un modo u otro en la memoria de esta ciudad. Nosotros pasamos por acá, dijimos lo que había que decir y lo escrachamos a Bussi, al gobernador de ustedes. Y me alegra mucho saber que Pablo fue parte de esa felicidad".

Fue el turno entonces de María José Burgos, especialista en Conservación preventiva de Material Fotográfico, asesora del Área de Conservación de la Fototeca de ARGRA, y entre otras tareas se ocupó de recuperar parte del material que integra este libro. "Me emociona pensar que estas fotos se resisten a que el agua las borre", señaló e interpretó que tal vez se trate de un llamado a la reflexión sobre el cuidado de los archivos comprendiendo que "son documentos, capturas de la historia. El rescate de este material, es memoria viva".

Intervino también la presidenta del ANM, Mariana Tello Weiss quien reveló que el de Pablo fue el primero de los libros de ARGra que tuvo en sus manos. "Yo también estuve en ese congreso. Y subscribo a cada cosa que dijo Raquel. Siempre me llamó la atención el paso del tiempo. Aquello fue muy traumático porque, además de la represión, las chicas de la seccional H.I.J.O.S. de Tucumán fueron amenazadas desde 15 días antes y durante todo el congreso. Todos los días recibían amenazas por teléfono del tipo: 'ahora que están juntos los vamos a matar a todos'". Y coincidió también en que el recuerdo de aquél encuentro le dejó solamente sensaciones muy extremas. Tello Weiss cumplió también en pasarle un mensaje a Silvio, el padre de Pablo, de parte María Coronel, una joven que salió en las fotos de su hijo y que hoy es quien está a cargo del Sitio de Memoria de la Escuelita de Famaillá: "Pablo se quedó en su casa cuando fue el Congreso. Y decile, por favor, al papá que lo recordamos con mucho cariño porque vino a Tucumán en nuestro momento más complicado y eligió quedarse con nosotros, vivir nuestra vida de esos días y nos mostró su pasión y compromiso con lo que hacía". Tello Weiss señaló, entonces, que es algo bueno para recordar que, aunque como decía Raquel tenían mucha reticencia a los fotógrafos, sobre todo en ese contexto, "tiene que haber sido alguien que nos inspiró confianza porque si no no habría podido estar tan cerca".

Silvio, el padre de Pablo, agradeció emocionado los recuerdos de su hijo y pidió concluir con un fragmento de las palabras que Leo Vaca recuperó para acompañe el libro: "Pasan los años y se me cae el pelo. Pasan los años y me pongo más forro. Pasan los años y se me va la juventud. Pasan los años y no me doy cuenta. Pasan los años y hay muchas preguntas. Pasan los años y sigo siendo Pablo. Pasan los años y me gusta más estar vivo. Pasan los años y no quiero que pasen más".

Esta serie de presentaciones quincenales busca abrir líneas de discusión y diálogo ligadas a la fotografía: la conservación, el archivo, la política, estética y ética de las imágenes, así como sobre su importancia en los procesos de Memoria, Verdad y Justicia. Esta actividad, junto con el ciclo de cine y archivo, se suma a las propuestas desarrolladas por el área audiovisual del ANM que busca tender un puente entre su acervo y la sociedad, particularmente en tiempos de pandemia y confinamiento.

El ANM trabaja en la búsqueda, preservación, custodia y difusión de archivos referidos a los Derechos Humanos; tanto de aquellos que remiten a hechos en los que fueron o son violados como los que dan cuenta de las luchas políticas y sociales por la creación de nuevos derechos y/o restitución de aquellos arrebatados por el Estado.

El próximo conversatorio será el viernes 4 de septiembre, también a las 18 hs.