Fiesta de la Confluencia en Neuquén


Su nombre hace alusión a la unión de los ríos Limay y Neuquén, que confluyen y forman el Río Negro. La 6ta edición del festejo fue el 10, 11 y 12 de febrero de 2018 en el Parque Sur.

Cuenta la leyenda

Limay y Neuquén eran los hijos de dos importantes caciques de la zona y eran amigos inseparables. Sin embargo, una tarde en el bosque encontraron a una hermosa mapuche de cabello oscuro y grandes ojos marrones llamada Raihué (flor nueva). Ambos se enamoraron profundamente y no pudieron evitar competir para conquistarla. El chamán del pueblo les propuso una prueba: el primero que obtuviera un caracol para que Raihué pudiera escuchar por primera vez el rugir del mar obtendría su amor.

Tras consultar a los dioses decidieron convertir a los jóvenes en ríos para facilitarles la tarea: Neuquén correría desde el Norte atravesando los bosques de arrayanes, mientras que Limay se escurriría por los valles y montañas desde el Sur.


Río Neuquén.

Lo que no tuvieron en cuenta fueron los celos del espíritu del Viento: envidioso porque Raihué no tenía ojos para él, comenzó a susurrale que Neuquén y Limay no regresarían nunca. Cuatro lunas esperó la hermosa joven hasta que, ahogada en angustia, se marchó hasta la orilla de un arroyo y ofreció su vida a Nguenechen -padre de la tierra-, a cambio de la vida de Limay y Neuquén. El dios escuchó su plegaria y tomó la vida de la niña, transformándola en un bello arbusto de flores rojas que se perdía entre la vegetación patagónica.


Río Limay.


A su vez, el viento les comunicó con gozo la desaparición de Raihúe a Limay y Neuquén, quienes al enterarse de que su enamorada había muerto de dolor por su ausencia, se fundieron en un estrecho abrazo y se convirtieron en el Río Negro, que con luto corre hasta alcanzar el mar.

La Fiesta de la Confluencia

Esta leyenda narra el origen de La Confluencia, lugar que da nombre al departamento más poblado de Neuquén, un punto central para toda la región, donde los ríos Limay y Neuquén se unen para dar nacimiento al Río Negro.

Hace 6 años, sus habitantes decidieron rendir homenaje a este punto geográfico y además, a sumergirse en lo más profundo de sus raíces, en la búsqueda de los rasgos que los definen, en la fusión de razas, credos y costumbres que conforman la identidad neuquina. Es allí donde el 10, 11 y 12 de febrero se realizó la Fiesta de la Confluencia en el Parque Sur de la Isla 132 de la ciudad de Neuquén.




La 6ta edición tuvo como protagonistas a Estelares, Los Fabulosos Cadillacs y Abel Pintos. Previamente se realizé el “Pre-confluencia”, un concurso para bandas locales donde las elegidas por el jurado y la gente, se sumaron a los conciertos de los artistas consagrados.

Más de 300 mil personas se dieron cita este año para compartir expresiones culturales locales, nacionales e internacionales, complementadas con polos gastronómicos, parque de diversiones, stands de artesanos y emprendedores, y una exposición completa de productos y servicios de empresas locales en el predio de 7 hectáreas especialmente acondicionado para los festejos.