Estrategias para enfrentar el estrés térmico


En estos días de altas temperaturas debemos tomar algunas precauciones, sobre todo durante el desarrollo de nuestra actividad laboral; ya que sumado al calor ambiente que produce o incrementa molestias y riesgos, nuestro cuerpo también genera calor y más aún realizando tareas, motivo por el cual comenzamos a padecer el llamado “estrés térmico”.

Este “estrés térmico” que puede ponernos de mal humor y con menor concentración nos expone a mayores riesgos de accidentes.
Tenemos que intentar evitar llegar a esa situación ayudando a nuestro cuerpo con las siguientes estrategias:

Tratar de mantener un ritmo de trabajo con descansos adecuados; es mejor repartir un descanso largo en varios descansos más cortos.
Es muy útil tener en cuenta las temperaturas en la organización de las tareas de forma que nos permita cumplir con el trabajo evitando sobresfuerzos o tratando de hacer los mayores esfuerzos en las horas de menor temperatura.
Es muy importante tomar agua, incluso si no siente sed, tome agua cada 15 a 20 minutos. Puede saber si está tomando suficientes líquidos en el color de la orina: si esta es amarillo claro o directamente no tiene color, usted está ingiriendo suficiente líquido.
Nuestras normas vigentes exigen que todos los establecimientos laborales deben contar con provisión y reserva de agua potable.
Los riesgos asociados a las altas temperaturas también pueden prevenirse o minimizarse.