En pandemia, acortamos distancias

En el Punto Digital de Almafuerte (Misiones) una familia participó del casamiento del hermano de Abel, vecino de la comunidad, que asistió al Punto para participar de la ceremonia vía Zoom, ya que no tienen Internet en sus casas. Federico Franco, coordinador del Punto Digital, nos compartió la experiencia.


En el Punto Digital de Almafuerte (Misiones) una familia participó del casamiento del hermano de Abel, vecino de la comunidad, que asistió al Punto para participar de la ceremonia vía Zoom, ya que no tienen Internet en sus casas. Junto a Lucrecia y Germán, que componen la familia, el Punto Digital achicó distancias y permitió que, en tiempos de pandemia, Abel, Lucrecia y Germán puedan presenciar este momento tan importante.

Federico Franco, coordinador del Punto Digital, nos compartió la experiencia. “Recibí un mensaje en el WhatsApp del Punto Digital, que decía: ‘soy Abel, sé que están trabajando con protocolo y horarios especiales por la pandemia, pero ¿puedo ir con mi familia al Punto Digital Almafuerte?’”. Federico enseguida le contestó que sí, sin saber la experiencia que iba a presenciar.

“Cuando llegaron al Punto, Abel, Lucrecia y Germán estaban muy emocionados y enseguida me cuentan de qué se trata: se casa mi hermano, es por Zoom y no tenemos idea cómo conectarnos”, dijo Abel. Entonces, Federico preparó la conexión e ingresaron a la sala de Zoom: “enseguida les brillaron los ojos de emoción por ver a sus familiares. Pudieron presenciar la ceremonia, ver a su hermano y su compañera recorrer el pueblo, hasta poder decir unas palabras y que los familiares conozcan a Germán”.

Tras la experiencia, Federico reflexionó que “tendemos a pensar que la tecnología es algo frío y distante, pero las circunstancias y necesidades hacen que nos adaptemos y empecemos a utilizar la tecnología para cubrir esas carencias, que pueden ser atendidas con políticas públicas que faciliten a las personas el acceso a Internet y la tecnología”.

Abel y su familia volvieron emocionados y agradecidos a la chacra, donde todavía es casi imposible tener conectividad, nosotros nos quedamos emocionados y contentos de poder brindar una posibilidad de acortar distancias, tecnológicas y afectivas.