En Morón, ProCreAr sigue cumpliendo el sueño de la casa propia

Se realizó la firma del boleto y entrega de las llaves de sus inmuebles a 19 familias.


Ayer al mediodía, 19 familias hicieron realidad el sueño de la casa propia en el Desarrollo Urbanístico ubicado en la intersección de las calles Av Figueroa Alcorta y Luis Domínguez de Morón.

Allí se realizó la firma del boleto y entrega de las llaves del inmueble a los nuevos dueños de estas viviendas.

“Compartimos la alegría de estas familias que empiezan una nueva vida, con una casa propia donde van a poder desarrollarse y proyectar un futuro juntos, gracias al esfuerzo compartido entre todos”, expresó el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Ivan Kerr.

Tras la firma de la documentación correspondiente, las charlas informativas y la entrega de las llaves de las unidades habitacionales, las 19 familias recorrieron y conocieron sus casas, comenzando así una nueva etapa de sus vidas.

Gustavo Bevilacqua, junto con su esposa Verónica y su hija Valentina, son unas de las 400 familias que van a vivir en el Desarrollo Urbanístico y que ayer recorrieron por primera vez el dúplex y comenzaron a planificar en familia su nueva vida.

“Hace dos años, un compañero de trabajo me anotó, fuimos presentando los papeles y salimos sorteados. Ahora que estamos acá no lo podemos creer, es un premio al esfuerzo”, explicó Gustavo tomado de la mano de su esposa.

Verónica cuenta que hasta el momento estaban viviendo en Castelar en lo de su madre, quien los acompañó en el proceso y que también está presente compartiendo la emoción mientras recorren su nuevo hogar.

Valentina se acerca sonriente y explica que la trajeron del colegio engañada para abrir la puerta los tres juntos: “Voy a poner tres estantes en mi pieza, la más grande, porque no me van a entrar las cosas”, nos cuenta planificando junto a sus padres.

En la casa de dos habitaciones ubicada abajo del dúplex, Daniel abre la puerta, alza a su pequeña hija y le abre paso a Eugenia, que está embarazada de la segunda niña de la familia y es la primera en sorprenderse: “Es hermosa, es mucho más de lo que esperábamos”, dice en voz alta y acariciándose la panza.

Daniel comenta que siempre fue un proyecto a cumplir el de vivir juntos en una casa, que “parece lejano aquel día de iluminación que tuvimos y nos anotamos en la página de ProCreAr” y que ahora solo queda la parte más linda, la de planificar cómo ambientarla y convertirla en el hogar que tantas veces imaginaron para ellos y sus hijas.

Así como estas familias accedieron a ser dueños de su propia casa, muchas más podrán hacerlo inscribiéndose hasta el 19 de este mes para seguir concretando el sueño de la casa propia.