Emilio Centurión, un artista prolífico

Entre sus obras destacan Venus criolla de 1935, actualmente en el Museo Nacional de Bellas Artes y por la que obtuvo el Gran Premio de Honor del Salón Nacional; Retratos del escritor di Dieco, que se encuentra en la Galería de Arte Moderno en Milán, y Cuzqueños y Colegiala.


Emilio Centurión nació el 14 de julio de 1894 y se inició en la pintura con el artista italiano Gino Moretti, fue su maestro desde 1910 hasta 1912. Completó su formación durante un viaje por Europa, realizado en 1928, en el transcurso del cual visitó España, Francia e Italia. Su pintura recibió pronto el reconocimiento de la crítica vernácula.

“Aserradero” emplazado en el Salón Scalabrini Ortiz del Palacio de Hacienda

Desde 1911 participó en el Salón Nacional de forma continuada, obteniendo el Primer Premio en 1920 y el Gran Premio Adquisición en 1935. También en 1920 comenzó su carrera docente, que compaginó de forma muy activa con la pintura hasta 1950. Fue docente en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano y Ernesto de la Cárcova de Buenos Aires, de la que llegó a ser Rector. En 1936 fue designado Académico de Número de Bellas Artes.

“General San Martín” emplazado en la Secretaría Legal y Administrativa del Palacio de Hacienda

En 1937 le fue concedido el Gran Premio de Honor y Medalla de Oro en la Exposición Internacional de París, galardón que unió a una larga lista de premios, como el recibido en 1939, año en que resultó premiado con la máxima distinción del VII Salón de Viña del Mar, Chile.

“El Campo” emplazado en el Palacio de Hacienda y declarada de Interés Cultural Nacional.

En 1968 la Galería Witcomb, de Buenos Aires, presentó una exposición retrospectiva con 105 obras, al tiempo que se preparaba otra muestra similar en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, en la que se exhibieron 35 obras. En 1978 (8 años despúes de su muerte) el Fondo Nacional de las Artes organizó en 1978 una exposición en su memoria.