“ELMA... ellos también son héroes ”

 


Hace más de 25 años la Coordinación de Recuperación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Economía es custodio y protector del universo patrimonial de la empresa naviera comercial argentina más grande de la historia.

Con una flota que superaba los 60 buques, y distintas sedes en todo el país, ELMA fue gestada en Septiembre de 1960 a través de la Ley 15.761 y se conformó a partir de la fusión de dos empresas: la Flota Mercante del Estado y la Flota Argentina de Navegación de Ultramar, -FANU-.
En su época de gloria realizó viajes transportando carga y pasajeros, por la costa este y oeste del continente americano, por el norte de Europa, el mediterráneo y el lejano oriente.
En 1982, ante el conflicto bélico con Gran Bretaña, dos buques prestaron servicios de logística, acompañamiento, y provisión de insumos.

Los Buques Formosa y Rio Carcaraña fueron los responsables de servir a las tropas argentinas asegurando la provisión de insumos, combustible, alimentos, jeeps, combustible para aviones, cañones antiaéreos y víveres en general.
Desempeñando una tarea inolvidable, el Buque Formosa partió de Buenos Aires el 13 de Abril, llegando a las Islas Malvinas el 20 de Abril. Luego de las tareas de abastecimiento, fue bombardeado y dañado levente. Cumplida su tarea, elude a la flota británica que se encontraba en las inmediaciones y retorna a Buenos Aires el 7 de Mayo. La tripulación conformada por 41 civiles de la Marina Mercante Argentina fueron condecorados.

Por su parte, el Buque Carcaraña zarpó de Buenos Aires el 22 de Abril, llegando a Isla Soledad el 26 del mismo mes. El 1º de Mayo fue atacado por un avión Sie Harrier, pero resultó con daños menores. Una vez cumplida la provisión de insumos, pronto a partir, fue bombardeado nuevamente por aviones británicos el 16 de Mayo, quedando virtualmente inutilizado, pero con la totalidad de la tripulación a salvo. El Buque Rio Carcaraña (se presume) fue hundido en un ataque británico a finales de mayo.

El patrimonio de E.L.M.A se compone de bienes diversos, maquetas de buques, herramientas e instrumentos de medición y navegación, pinturas, esculturas y objetos de valor histórico. Dentro de este patrimonio se destacan las maquetas que representan a los buques originales a escala, es decir que a cada buque existente le correspondía una maqueta representativa.
Hoy, la empresa se encuentra en la memoria de todos los argentinos y la mayor parte de los buques fueron desguazados o vendidos, por lo cual, las maquetas son bienes testimoniales de valor fundamental en la reconstrucción de nuestra historia.

ELMA evidenció el esplendor y orgullo de poseer una flota de bandera nacional, la cual supo ser la quinta flota mundial en lo que refiere a marina mercante y que hoy recordamos además, por haber participado y servido en el conflicto bélico del atlántico sur.