El laboratorio móvil de Ruta 40 alcanzó los 5.200 kilómetros de alfabetización digital


Fueron 60 días, 5.200 kilómetros, 11 provincias, 14 localidades y cientos de historias, proyectos y aprendizajes obtenidos a lo largo de la ruta más emblemática de la Argentina.

Ayer concluyó el primer viaje al conocimiento de Aprender Conectados, que a lo largo de dos meses conectó el norte de Jujuy con el sur de Santa Cruz acercando herramientas de fabricación digital (cortadoras láser, escáneres e impresoras 3D), robótica, programación y tecnologías inmersivas (realidad aumentada y realidad virtual) a chicos y grandes de distintos parajes y comunidades emplazadas sobre la Ruta 40.

"A través de Ruta 40 acercamos la tecnología y las habilidades del futuro a cada rincón del país. En cada parada los alumnos, docentes y las comunidades en general pudieron experimentar con herramientas de fabricación digital, robótica y programación, e identificar problemáticas locales planteando soluciones innovadoras", destacó Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.

Pudimos despertar nuevas ideas y vocaciones que están relacionados con los saberes y conocimientos que nos demanda el siglo XXI. Pudimos hacerlo no solo con los chicos y docentes de las escuelas a los que ya estamos llegando junto al Ministerio (con conectividad, con aulas digitales móviles y kits de programación y de robótica), sino también con sus padres, con sus hermanos, con el artesano del pueblo y con todo aquel que quiso participar”, resumió Liliana Casaleggio, gerenta general de EDUCAR, sociedad del Estado a cargo de la implementación del proyecto.

Ascendiendo desde el nivel del mar hasta casi 5.000 metros de altitud, y alternando tanto valles y montañas como mares, ríos y desiertos, el proyecto de inclusión educativa Ruta 40 llegó con su equipo de especialistas en nuevas tecnologías a La Quiaca (Jujuy), Cachi (Salta), Amaicha del Valle (Tucumán), Belén (Catamarca), Chilecito (La Rioja), Valle de la Luna y Media Agua (San Juan), Malargüe (Mendoza), Chos Malal (Neuquén), Villa La Angostura (Neuquén), El Bolsón (Río Negro), Río Mayo (Chubut), Calafate, Perito Moreno y Río Gallegos (Santa Cruz).

Los chicos pudieron experimentar diferentes situaciones a través del uso de drones, impresoras 3D y cascos de realidad virtual, y la verdad es que fue buenísimo porque eso también les da ideas y los motiva a hacer otras cosas”, destacó Mariano Pagano, profesor de matemática de Villa La Angostura, Neuquén.

Desde La Quiaca, a más de 2.000 kilómetros hacia el norte, David Efraín Carlos reflexionó de modo similar tras “descubrir” a través de la visita del camión la posibilidad de programar desde un celular: “Está bueno porque ya no seremos uno o dos los que queremos aprender a programar, sino varios", se entusiasmó el alumno.

En cada parada, las escuelas visitaron el laboratorio móvil para que los estudiantes se apropiaran de las diferentes propuestas del tráiler, como realizar un primer acercamiento a la fabricación aditiva, comprender las diferentes formas de construcción y aprender de una manera práctica las bases de la programación y el pensamiento computacional.

A su vez, el espacio también estuvo abierto para que toda persona de la comunidad pudiera acercarse, conocer las propuestas tecnológicas e identificar una temática específica del lugar que sirviera como eje para orientar las actividades y crear soluciones innovadoras para sus comunidades.

Pudimos conocer y aprovechar una buena diversidad de tecnologías. Ha sido un lindo gustito la llegada del tráiler”, declaró Orlando García, docente de Amaicha del Valle, quien junto a sus alumnos utilizó los programas Scratch y MakeBlock para desarrollar el armado de un sistema de riego automático para la huerta de la Escuela 217, ubicada sobre la ruta. Por su parte, María, alumna de la escuela secundaria Los Berros, de Media Agua, utilizó el Router CNC del laboratorio para hacer el cartel que le faltaba a su escuela.

El último punto del viaje fue Río Gallegos, donde los chicos disfrutaron de este espacio de aprendizajes, encuentros y descubrimientos que logró unir al país a través de la innovación educativa.