El jefe de Gabinete presentó su informe de gestión en Diputados


El jefe de Gabinete, Marcos Peña, subrayó que “uno de los puntos más importantes que se ha logrado en este primer mandato del Gobierno tiene que ver con el fortalecimiento de un federalismo de verdad”.

Peña señaló que, cuando el Gobierno asumió en diciembre de 2015, “no podían pagar sueldos y aguinaldos” las provincias de Santa Cruz, Tierra del Fuego, Neuquén, Chubut, Jujuy, Mendoza, Buenos Aires, Entre Ríos, Chaco y Río Negro.

Remarcó que ese desequilibrio se produjo en muchos casos “por problemas de gestión” y al mismo tiempo por “una etapa de gobierno de 12 años de concentración de recursos, de reparto discrecional a las provincias” que llevaba “una clara intencionalidad de disciplinamiento político”.

Afirmó que, a diferencia de esa etapa, hoy las provincias “están mejor que en diciembre de 2015” y puntualizó que ahora 20 de los 24 distritos se encuentran “en equilibrio económico y financiero” y llevan adelante planes de inversión y desarrollo junto al Gobierno Nacional.

Al exponer el informe de gestión ante la Cámara de Diputados, en el cual describió el desempeño de las provincias respecto de la creación de infraestructura, Peña subrayó la importancia de que el federalismo se consolide en todos los niveles.

“La mejora sustancial en las cuentas públicas provinciales tiene que ver, también, con que cuentan con más recursos de libre disponibilidad, pero también con que han cumplido con la ley de responsabilidad fiscal”, destacó.

Señaló que ese logro es fruto de un “esfuerzo conjunto, de diálogo, de trabajo en equipo, de búsqueda de soluciones comunes que ha caracterizado la relación entre el Gobierno nacional y los gobiernos de las provincias”.

Puntualizó que durante la actual gestión las provincias “han recibido más fondos automáticos que nunca, y participan de la torta de recursos federales como nunca antes en la historia”.

“En 2015 el 40 por ciento de la recaudación que entraba a la AFIP iba directo a las provincias. Este año será el 50 por ciento”, sostuvo el Jefe de Gabinete.

Señaló que esos recursos automáticos “son de libre disponibilidad, le dan autonomía a las provincias” y “no están sujetos a la voluntad de un funcionario o un gobierno particular”.

Además, recalcó que “hemos hecho un ordenamiento importante en términos de responsabilidades de los distintos niveles de gobierno”.

Añadió que antes, “la gente – y todavía muchas veces - no sabe o no tiene claro a quién reclamarle por una cuestión de un servicio específico que no es el adecuado. No se sabía de quién era la responsabilidad”.

“Creemos que es un derecho de los ciudadanos, en democracia, poder controlar que las cosas funcionen y que los recursos se usen para lo que está previsto”, dijo.

Peña indicó que en el diseño que la Nación ha “ido trabajando en forma conjunta con el Congreso y con los gobernadores y sancionado en cada uno de los presupuestos” quedaron delimitadas las competencias de unas y otras jurisdicciones.

En ese sentido, mencionó que la Nación es responsable de los marcos regulatorios del transporte entre provincias como en la producción y la distribución del gas.

“Pero no define más las tarifas del transporte urbano, lo cual es normal y es lógico porque no hay un solo país federal en el mundo en el cual suceda eso” porque “es competencia también de los gobiernos locales”.

También puntualizó que en los más de 40 meses de gestión, las provincias recibieron “responsabilidades pero también compensaciones a través de los recursos sancionados en el presupuesto”, como “la posibilidad de generar más recursos propios”.

Peña hizo hincapié en la importancia de seguir avanzando “hacia un federalismo desde las provincias a los municipios” con el objetivo de que las administraciones locales cuenten con “más recursos que les den más autonomía”.

“Recursos automáticos y de libre disponibilidad que no estén signados por la voluntad de un gobernador”, remarcó.

Exhortó a que las provincias tengan “un régimen de coparticipación transparente, predecible y que elimine la posibilidad de un disciplinamiento político y la falta de transparencia por parte del gobierno provincial para los intendentes”.

“Simplemente, repitiendo lo que el Gobierno nacional ha hecho con todas las provincias, y recordando que 19” de ellas están gobernadas por partidos que no son del oficialismo”, sostuvo.

Subrayó que son los intendentes quienes tienen “el contacto más directo con los vecinos y saben de primera mano cuáles son las prioridades de cada uno de los pueblos y las ciudades de la Argentina”.

Peña afirmó que “lentamente, la Argentina empieza a entender la importancia del equilibrio de las cuentas públicas en los distintos niveles de gobierno y las responsabilidades para que sean sustentables”.

“Y, al mismo tiempo, que podamos avanzar, como hemos diseñado en la reforma tributaria” en una baja de impuestos “en los tres niveles de gobierno” como mecanismo “imprescindible para que pueda crecer y desarrollarse” la economía del país.

Dijo que de igual forma, “tenemos que seguir profundizando una armonía de la calidad institucional en todas las provincias”.

Porque “a más recursos tiene que haber más trasparencia, acceso a la información pública, más gobierno abierto, más previsibilidad y responsabilidad en la administración de la información”.

“Al igual que ha sido muy importante haber podido avanzar en el plan de inversión en infraestructura más ambicioso y más transparente de nuestra historia”, añadió Peña.

Afirmó que cada obra es reflejo del “compromiso del Gobierno con la obra pública, con la calidad institucional y con la democracia de verdad”.

Subrayó que “no hay posibilidad de mejor futuro para los argentinos si no mejoramos en trabajar la cultura democrática y la calidad institucional”.

“No hay posibilidad de avanzar sin libertad de prensa, sin libertad de expresión, sin un federalismo sano, sin cuentas transparentes, sin un estado moderno que abre las puertas, sin una justicia independiente y sin un Congreso que funcione como viene funcionando hace 41 meses”, puntualizó.

Sostuvo que “todos estos logros no son de un gobierno, son de los argentinos, que no van a permitir retrocesos en materia de calidad institucional” y que “van a exigir cada vez más que en las provincias y en los municipios estos estándares se respeten”.

En ese sentido, señaló que el nivel económico de la Argentina está vinculado con tener una relación más estrecha con el mundo.

Además, subrayó que “no hay posibilidad alguna de que en la Argentina se avance en la calidad de vida si no combatimos el narcotráfico y no mejoramos la seguridad ciudadana”.

También sostuvo que tampoco hay posibilidades concretas de mejoras en esos estándares “si no impulsamos una transformación en nuestras políticas de desarrollo humano, empezando por la cuestión educativa”.