El ENRE impulsó un plan de obras de infraestructura suscrito con las concesionarias EDENOR y EDESUR por $4.106 millones

El acuerdo condiciona a las distribuidoras a invertir el monto de la deuda cancelada por consumos de medidores comunitarios, para mejorar la calidad del servicio eléctrico en 32 municipios de la Provincia de Buenos Aires y 12 comunas de la Ciudad de Buenos Aires.


El Acuerdo para el Desarrollo del Plan de Trabajo Preventivo y Correctivo de la Red de Distribución Eléctrica del Área Metropolitana de Buenos Aires fue suscrito el martes 22 de diciembre pasado por el Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, la interventora del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), Soledad Manin, y los presidentes de las empresas concesionarias del servicio de distribución de electricidad en el Área Metropolitana de Buenos Aires, Ricardo Torres, de EDENOR y Juan Carlos Blanco, de EDESUR. El acto contó con la presencia del subsecretario de Energía de la Provincia de Buenos Aires, Gastón Ghioni.

El Plan de Inversión y Obras fue impulsado por el ENRE y la Subsecretaría de Energía Eléctrica de la Nación, con el objetivo de mejorar la calidad del servicio y comenzar a revertir la deficiente infraestructura de distribución de energía eléctrica en el AMBA, producto de años de inversión insuficiente. Mediante el acuerdo suscrito, se dispone una inversión inicial de 4.106 millones de pesos, como contrapartida de saldos impagos adeudados sobre los consumos eléctricos de los medidores comunitarios en barrios populares.

Las obras beneficiarán a 1.500.000 usuarios y usuarias en 32 municipios de la Provincia de Buenos Aires y 12 comunas de la Ciudad de Buenos Aires, mediante la expansión y renovación de más de 900 km. de red en Media y Baja Tensión, la instalación de más de 400 nuevos centros de transformación, de 6 nuevas subestaciones y 187 nuevos equipos de telemando, así como por la normalización de más de 23.000 conexiones.

“Poner en marcha estas obras, pensadas para corregir y prevenir deficiencias en el suministro de energía eléctrica en el AMBA, es la concreción de una política activa de un Estado que constantemente busca soluciones para los usuarios y usuarias del servicio público de electricidad y que se pone a la vanguardia en la defensa de sus derechos”, explicó Soledad Manin, interventora del ENRE.

El Plan considera la necesidad de normalización en las conexiones eléctricas de los barrios populares y otras zonas donde la continuidad de este servicio público, que resulta esencial para la vida, la salud y el trabajo de los argentinos, presenta dificultades. La incidencia territorial del cronograma de inversiones es resultado de las demandas manifestadas por los Municipios en las Mesas Técnicas de Trabajo articuladas e implementadas por el ENRE. En el sur del Gran Buenos Aires, mejorará la disponibilidad del suministro eléctrico para el 71,90% de las personas usuarias.

El ENRE realizará el seguimiento, verificación, control y fiscalización técnica de las obras a ejecutar por las concesionarias e informará periódicamente de los avances al Ministerio de Economía de la Nación.