El aviso ARA Islas Malvinas lleva adelante la segunda etapa de la XXI Patrulla Naval Combinada


El Ministerio de Defensa informa que el aviso ARA Islas Malvinas, continúa su guardia como Buque de Servicio Antártico, en el marco de la segunda etapa de la XXI Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC).

La unidad, perteneciente a la Agrupación Lanchas Rápidas del Área Naval Austral, está al mando del capitán de corbeta Nicolás Salinas y lleva a bordo una dotación estable de 32 marinos, a los que se sumaron 22 tripulantes de Sanidad, Servicios, Meteorología, buzos tácticos y buzos salvamentistas como dotación complementaria, con el fin de reforzar los servicios de la unidad y brindar mayor seguridad al desarrollo de las actividades a bordo.

El buque zarpó del puerto de Ushuaia el 24 de diciembre último y comenzó a desarrollar tareas tendientes a contribuir con la Campaña Antártica de Verano 2018/19, mediante la descarga de material y provisiones destinadas a la base antártica Carlini situada en Caleta Potter; a la base Esperanza, ubicada en Bahía Esperanza, y a la base Primavera.

Para esas tareas, el personal empleó botes para la descarga de carga frigorizada, víveres en general, Gasoil Antártico (GOA) y tubos de gas.

En la base chilena Presidente Eduardo Frei, los efectivos esperaron el vuelo proveniente de la Argentina que traía a las dotaciones destinadas a las bases antárticas temporarias Primavera y Brown, que fueron trasladadas a bordo a cada una de ellas.

En Caleta Armonía, en tanto, el personal participó, junto con efectivos del Ejército Argentino, de la inspección y reparaciones del refugio Gurruchaga, al tiempo que inspeccionó las bases Melchior, ubicada en Islas Melchior, y Cámara, en Isla Medialuna.

Con la participación de los buzos de a bordo se pudo realizar un buceo de inspección y verificación del casco del transporte ARA Bahía Paraíso, un buque que encalló y naufragó en 1989 frente a la base Palmer de los Estados Unidos tras chocar con una roca.

Allí se pudo verificar que no hay derrame de hidrocarburos ni polución, tarea que forma parte de la misión de la PANC.

Durante su patrullaje, los marinos también llegaron hasta la Estación Arctowski de Polonia, ubicada en Bahía Laserre; a Port Lockroy, en Estrecho Gerlache, y al refugio científico chileno base Yelcho, en Bahía Faro.

La PANAC, que la Argentina desarrolla junto con la Armada de Chile, se realiza anualmente desde noviembre hasta marzo, en cuatro períodos en los que cada una de las fuerzas participantes alterna sus tareas como Buque de Servicio Antártico (BSA) o como Buque de Apoyo Antártico (BAA).

Durante el período Charlie, el aviso ARA Islas Malvinas permanecerá en Ushuaia –donde tiene su asiento natural– como Buque de Apoyo Antártico listo para acudir en apoyo de la unidad que se encuentre de servicio en la Antártida.

A fines de febrero, en tanto, el aviso retomará el patrullado que se extenderá hasta fines de marzo.

La PANC surgió de los acuerdos del Tratado de Paz y Amistad de 1984, con el objetivo de salvaguardar la vida humana en el mar y preservar el medioambiente.

Su desarrollo depende operativamente de los comandos del Área Naval Austral por parte de la Armada Argentina y de la Tercera Zona Naval de la Armada de Chile y se lleva a cabo de manera ininterrumpida desde 1998.

La actividad tiene como objetivo velar por la seguridad náutica en una zona que tiene gran afluencia de buques, ya que durante la temporada estival se incrementa el tráfico marítimo en la Antártida debido a actividades científicas, turísticas y comerciales.

La función de la PANC es brindar un servicio de búsqueda, rescate, salvamento marítimo, control y combate de la contaminación, con el propósito de otorgar seguridad a la navegación, a la vida humana en el mar y contribuir a mantener las aguas libres de contaminación, al Sur del paralelo 60ºS, en cumplimiento del Tratado Antártico, actividades de suma relevancia y reconocidas por la Organización Marítima Internacional (OMI).