Egreso de cabos en el Instituto de Formación Ezeiza

“Hemos contribuido a formar hombres y mujeres capaces de defender los más altos valores de la Patria”, afirmó el director del IFE durante la ceremonia


El 2 de diciembre se llevó a cabo la ceremonia de egreso de los aspirantes del curso regular a cabos en comisión pertenecientes a la Promoción 57 del Instituto de Formación Ezeiza.

El evento fue presidido por el subjefe de Estado Mayor General, brigadier mayor Gustavo Testoni, acompañado por el director general de Educación, brigadier Mario Colaizzo; el subdirector general de Educación, brigadier José María Actis; el director general de Seguridad Operacional Aeroespacial Militar, brigadier Oscar Palumbo; el director general de Investigación y Desarrollo, brigadier César Cunietti; el director general de Administración y Finanzas, brigadier “VGM” Rubén Pecorari; el decano de la Facultad de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier (R) Hugo Di Risio; el director del Instituto de Formación Ezeiza, comodoro Rodolfo Guillamondegui; autoridades de las Fuerzas de Seguridad; personal militar y civil; veteranos de guerra de Malvinas, familiares e invitados especiales.

Al comenzar el evento, la Banda Militar de Música del Instituto “Teniente Benjamín Matienzo”, dirigida por la capitán María Noelia Radevich ejecutó los acordes del Himno Nacional Argentino. Luego, el capellán del IFE, presbítero Ruben Ray realizó la invocación religiosa y bendición de despachos.

A continuación, las palabras alusivas estuvieron a cargo del comodoro Guillamondegui quien manifestó que “esta Promoción está constituida por jóvenes que con espíritu y disposición sintieron la necesidad y el llamado para ingresar, exhibiendo rápidamente el temperamento y la Fuerza de carácter para doblegar las exigencias del nuevo estilo de vida”.

“Personal que egresa: todos quienes hemos participado de su formación nos sentimos orgullosos de ustedes, porque han vencido los obstáculos”, explicó el director del IFE y continuó: “Hoy tienen la honra de vestir por primera vez el uniforme con su jerarquía que los identificará, con ese sello indeleble, distintivo del hombre de armas que acepta normas de vida consagradas al honor y a las tradiciones aeronáuticas; distingue a hombres y a mujeres que se forjaron y se moldearon profesionalmente y simboliza además la inmensa gloria de nuestros antepasados y el indiscutible testimonio de fe y coraje de nuestros héroes de Malvinas”.

“Estimada promoción 57, los despido invocando la protección de Santa Teresita, testigo directo de sus esfuerzos, para que bendiga el camino que les queda por recorrer; deseándoles éxitos en esta profesión de vida que hoy emprenden”, concluyó el comodoro.

Por último, el momento más emotivo se vivió con la entrega de despachos a los flamantes egresados acompañados de los cálidos aplausos de los familiares.