Educación para un desarrollo sostenible


Es un gran honor y responsabilidad para el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la República Argentina haber impulsado bajo la presidencia argentina del G20 y por primera vez en la historia del foro, una agenda educativa que continúe el camino de la construcción de los consensos necesarios para el desarrollo global.

La educación es, sin dudas, el principal factor para el desarrollo sostenible de las naciones. Aún más, la educación es un derecho humano fundamental que garantiza el acceso a los demás derechos y un potente agente dinamizador del desarrollo económico, social y ambiental. Una sociedad inclusiva sólo puede ser posible mediante una agenda de desarrollo sostenible, que ubique a la educación como engranaje central en la incorporación de nuestros niños y jóvenes en el camino del conocimiento.

Hoy nos encontramos ante un mundo en constante cambio, en el que las nuevas tecnologías transforman cada vez más la forma en la que nos relacionamos, estudiamos y trabajamos. En este contexto, la re-orientación de metas, estrategias y prioridades respecto de para qué y cómo debemos preparar a nuestros niños, jóvenes y adultos, es de crucial importancia para que puedan capitalizar los beneficios que el progreso científico-tecnológico trae. Tenemos la responsabilidad de contar con la herramienta más poderosa para promover oportunidades, desarrollar el máximo potencial de las personas y construir una ciudadanía activa.

El Grupo de Trabajo de Educación del G20 impulsó una serie de encuentros que priorizaron la promoción de políticas educativas y de desarrollo de habilidades con una perspectiva de aprendizaje a lo largo de toda la vida; el financiamiento de la educación, que debe ser suficiente y, a su vez, eficiente para garantizar la sostenibilidad de los sistemas y la construcción de una arquitectura internacional de financiamiento para la misma de forma robusta y complementaria; y el fortalecimiento de la cooperación internacional. Luego de un año de reuniones muy fructíferas, los países miembros e invitados del G20 hemos llegado al consenso, por lo que estos temas se han materializado en la Declaración de Ministros de Educación del G20.

Complementariamente, nos hemos reunido con el Grupo de Trabajo de Empleo del G20, y logramos la Declaración Conjunta de Ministros de Educación, Empleo y Trabajo del G20. En ella se destaca la importancia de crear políticas educativas y de empleo coordinadas para abordar los desafíos del futuro del trabajo, una de las prioridades definidas por la presidencia argentina del foro. Asimismo, la Declaración incluye un anexo de recomendaciones de habilidades para un futuro inclusivo, abordando en ella la promoción del emprendedurismo; de “habilidades del siglo XXI”, como pensamiento crítico, creatividad, resolución de problemas, comunicación, flexibilidad y colaboración; y habilidades digitales, como la programación, el análisis de big data y la robótica.

En ambas instancias de trabajo hemos recalcado la necesidad de priorizar el desarrollo de habilidades entre los grupos vulnerables y subrepresentados, y expresamos el compromiso de abordar la desigualdad a través de políticas que garanticen oportunidades inclusivas y equitativas para todos.

Adicionalmente, y en el marco de la visión de la presidencia argentina del G20 de posicionar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el centro de la agenda, reforzamos el compromiso de seguir alentando el acceso igualitario a una educación inclusiva, equitativa y de calidad, dentro de entornos de aprendizaje seguros en todos los niveles educativos y a su vez fomentar la alta participación de niñas y mujeres en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM).

Por todo ello, los líderes del G20 deben reafirmar la importancia de asegurar que las actuales y futuras generaciones aprendan y comprendan nuestros valores compartidos globalmente. Porque la educación no es una mera transmisión de conocimientos que el alumno asimila por parte del docente. La educación va más allá de los saberes aprendidos, la educación es evolución, es poner en juego un “hacer” y poder salir a compartir con el mundo aquello que uno tiene para aportar y para mejorar día a día.

Estamos entusiasmados por haber posicionado a la educación como una prioridad en la agenda global de desarrollo y por haber creado una comunidad global de aprendizaje. Sin embargo, sabemos que este es solo el comienzo de un largo camino, y esperamos poder, todos juntos, profundizar esta agenda en los años venideros, aprendiendo de experiencias mutuas, compartiendo conocimiento y mejores prácticas, y desarrollando iniciativas conjuntas para nutrirnos, guiarnos y unirnos en el desafío de lograr la mejor educación para el desarrollo humano, productivo, cultural y económico de todos y cada uno de nosotros.

Alejandro Finocchiaro
Ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología

Para el G20 Research Group, hacé click acá para ver la publicación original en inglés.
Hacé click acá para ver la publicación completa.

Educación para un desarrollo sostenible