Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra las Mujeres

En nuestro país, el 25 de noviembre cobra fuerza a través de las diversas manifestaciones, reclamos y actividades acerca de la violencia de género en todas sus formas.


Conocidas como “Las Mariposas”, las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal (República Dominicana) enfrentaron a la dictadura de Trujillo en 1950. Finalmente fueron asesinadas brutalmente un 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador. La lucha y el activismo de las tres mujeres es y sigue siendo un ejemplo a seguir.

Fue entonces que en el primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe en el año 1981 se propuso reconocer el 25 de noviembre como el Día contra la violencia hacia las mujeres. Así es que se organizaron movilizaciones en Latinoamérica y se extendieron hacia otros países en todo el mundo.

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer a la que definió como “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”.

En 1999, la ONU apoyó que el 25 de noviembre sea, en todo el mundo, una jornada de reivindicación a través de la resolución 54/134 e invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y no gubernamentales a convocar actividades dirigidas a sensibilizar sobre el problema y a reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

En nuestro país, la fecha cobra fuerza a través de las diversas manifestaciones, reclamos y actividades acerca de la violencia de género en todas sus formas.

La Ley 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales fue sancionada en el año 2009 en la Argentina y constituye una herramienta fundamental en la lucha contra las violencias.

En el artículo 5° nos señala una de los tipos de la violencia de género: la denominada “violencia sexual”. Incluyendo así a la explotación de la prostitución, la esclavitud, el acoso, el abuso sexual y la trata de personas.

Es así que subrayamos la importancia de establecer las claras relaciones existentes entre trata y explotación de personas y prostitución para reafirmar la responsabilidad que nos convoca en la tarea de coordinar e impulsar acciones de prevención, persecución del delito y asistencia integral para las víctimas y sobrevivientes.

A sesenta años de aquel 25 de noviembre en el que según nos dice la historia, la voz de Minerva se alzó para decir: “Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte” casi anticipándose al Ni Una Menos que hoy constituye un reclamo global, a tantos años, la lucha continúa con la fuerza de aquellas precursoras.