Día Internacional de la Educación


La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas estableció el 24 de enero como Día Internacional de la Educación. La resolución emitida por el principal órgano deliberativo de la ONU, el 3 de diciembre último, reafirma los compromisos asumidos por los Estados Miembros en septiembre de 2015 en pos de una agenda de transformación educativa para el desarrollo sostenible, con metas orientadas al año 2030.

El documento, aprobado durante el 73° período de sesiones ordinarias de la Organización, ratifica los principales lineamientos de la Agenda para el Desarrollo Sostenible: la erradicación de la pobreza en todas sus formas; la consecución equilibrada e integrada del desarrollo sostenible en sus tres dimensiones –económica, social y ambiental– y el reconocimiento de la educación como factor fundamental para alcanzar las metas que componen cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Por qué se declara un Día Internacional de la Educación?

La aprobación de la resolución 73/25, redactada en conjunto por Nigeria y otros 58 estados miembros, demuestra la voluntad política de apoyar las medidas transformadoras para garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad en todos los niveles –inicial, primario, secundario, terciario y modalidad a distancia, incluida la formación técnica y profesional¬– para que todas las personas puedan acceder a oportunidades de aprendizaje permanente que las ayuden a adquirir los conocimientos y aptitudes necesarios para aprovechar las oportunidades que se les presenten de participar plenamente en la sociedad y contribuir al desarrollo sostenible.

Con la intención de reforzar la cooperación internacional en apoyo a los esfuerzos desplegados para la consecución del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible, el documento hace un llamamiento a todas las partes interesadas –fundamentalmente los Estados Miembros y organismos de las Naciones Unidas, así como la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, instituciones académicas, sector privado, personas a título personal y demás sectores vinculados con estas cuestiones– para que celebren el Día Internacional de la Educación.

El desafío de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación trabaja desde 2016 a favor de la concreción de las metas a 2030 del ODS 4: garantizar que todos los niños y niñas reciban una enseñanza primaria y secundaria gratuita, equitativa y de calidad, con aprendizajes pertinentes y efectivos; asegurar el acceso de la población a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia, así como a una educación inicial de calidad; asegurar el acceso igualitario de mujeres y hombres a una formación técnica, profesional y superior de calidad –incluida la enseñanza universitaria– y aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.

Asimismo, la cartera educativa nacional se ha comprometido a trabajar en pos de la eliminación de las disparidades de género en la educación y del acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad. Asimismo, procura construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los niños y las personas con discapacidad y las diferencias de género, ofreciendo entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos, y aumentar considerablemente la oferta de docentes calificados, incluso mediante la cooperación internacional para la formación de educadores.