Cuando las Obras de Arte hablan: El retrato de Perón y Eva

Se cumple un nuevo aniversario de la recuperación del “Retrato de General Juan Domingo Perón y su señora esposa María Eva Duarte de Perón” del artista franco argentino Numa Ayrinhac, una obra única de 220 centímetros de alto por 150 centímetros de ancho. Ultima obra que sobrevivió a la destrucción masiva de la iconografía peronista efectuada por la dictadura militar conocida como Revolución Libertadora.


Es de claro conocimiento público como muchas veces un cuadro o una imagen trasciende cualquier dominio público o privado, como así también el político e histórico, y se transforma en un ícono sus formas y pinceladas que descansan en ése óleo. Obras emblemáticas que han sido parte de la historia de un país se guardan, exhiben y se promocionan como verdaderos tesoros nacionales. Y a esta realidad no escapa nuestro país, tal es así que el famoso cuadro del retrato de Perón y Eva, denominado “Retrato de General Juan Domingo Perón y su señora esposa María Eva Duarte de Perón” retratado por el artista franco- argentino Numa Ayrinahc tuvo sus propios avatares, dentro del arco histórico-político de la Argentina.


Retrato de General Juan Domingo Perón y su señora esposa María Eva Duarte de Perón” del artista franco argentino Numa Ayrinhac

Se dice que los cuadros hablan, y este retrato tan singular daba muestra de ello. En el año 2010, por ese entonces a cargo del Museo de la Casa Rosada se encontraba como director el prestigioso Profesor Juan José Ganduglia, un excelente cuadro de la cultura argentina, que supo durante muchos años velar por el patrimonio de la Casa Rosada. Y fue justamente este funcionario quien evidenció la necesidad de recuperar en forma integral la plástica y el peso específico que tiene esta obra.


Profesor Juan José Ganduglia observando la obra restaurada en la Coordinación de Patrimonio Cultural del Ministerio de Economía

Por ello, se puso en contacto con la Coordinación para establecer mediante un convenio marco la posibilidad de ser restaurado y de ponerlo en valor en la inauguración de lo que sería a la postre el Museo de Bicentenario en la vieja Aduana Taylor.


Detalle de la obra en la que se describe los daños intencionales sobre la figura de Eva Perón.

Lo alarmante de la obra, fue que se encontraba arrumbada y con laceraciones en el cuello y los ojos de Eva, algo realmente muy fuerte al impacto visual de la pieza. Y que denotaba el mensaje subliminal que quedaba expuesto en la imagen de Eva Duarte. Obras de arte que han enriquecido las diversas narraciones al respecto. Pero que sin lugar a dudas el Ministerio de Economía, recibía a través de la Coordinación el enorme compromiso y prestigio de restaurar una obra que fue parte de la historia de todos nosotros.


Obra emplazada en el Museo del Bicentenario

Es un óleo sobre tela de 220 centímetros de alto por 150 centímetros de ancho. La misma tiene un valor agregado ya que fue la última obra del autor que sobrevivió a la destrucción masiva de la iconografía peronista efectuada por la dictadura militar con la dichosa Revolución Libertadora. Una vez que se encontraba en el Taller de Restauración se le realizaron una serie de estudios preliminares de laboratorio, y fotografía para entregar un informe de conservación y elevar una propuesta concreta de restauración.

En las próximas entregas, abordaremos los procesos de restauración realizados.

Lic. Mario Félix Naranjo