Contraofensiva II: prisión perpetua y cárcel común para el exmilitar Mario Guillermo Ocampo

Fue condenado por el Tribunal Oral Federal 4 de San Martín por crímenes de lesa humanidad cometidos en 1980 contra 47 militantes de Montoneros.


El Tribunal Oral Federal 4 de San Martín condenó hoy a prisión perpetua el ex oficial de Inteligencia del Ejército Mario Guillermo Ocampo por los crímenes cometidos en 1980 contra 47 militantes de Montoneros. La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación fue querellante junto con la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Los jueces Esteban Rodríguez Eggers, Matías Mancini y María Claudia Morgese consideraron a Ocampo como coautor de los delitos de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidios cometidos cuando fue jefe de la Segunda Sección de Ejecución del Destacamento de Inteligencia 201 de Campo de Mayo, cargo que ocupó entre 1980 y 1981.

El ex militar estuvo 7 años prófugo de la justicia por lo que no integró la primera parte del juicio, denominado Contraofensiva I, en el que resultaron condenados en junio de este año a prisión perpetua otros 6 ex miembros de la inteligencia del Ejército, Jorge Apa, Roberto Bernardo Dambrosi, Luis Ángel Firpo, Jorge Eligio Bano, Eduardo Eleuterio Ascheri y Marcelo Cinto Courtaux.

La audiencia se realizó de manera semipresencial: además de los jueces y jueza del Tribunal, estuvieron en la sala representantes de las querellas, la fiscalía y una cantidad limitada de sobrevivientes y familiares de las víctimas, mientras que el imputado siguió la lectura del veredicto desde su domicilio.

El Tribunal decidió que el cumplimiento de la pena de Ocampo sea en una cárcel común, como habían pedido las querellas y el Ministerio Público Fiscal, previo análisis de su estado de salud en una junta médica. En el juicio Contraofensiva I tomaron la misma decisión, sin embargo, sólo dos de los condenados, Firpo y Cinto Courtaux, permanecen detenidos en prisión. El resto cumple la pena en su domicilio ya sea por problemas de salud, como fue el caso de Apa y Dambrosi, o por decisión de la Cámara Federal de Casación Penal, que revocó la decisión del tribunal oral para Bano y Ascheri.

Este es el primer juicio en el que es condenado por crímenes de lesa humanidad Ocampo, quien también es juzgado en San Rafael, Mendoza, donde fue el segundo jefe de la Compañía de Montaña VIII hasta que fue destinado a Campo de Mayo.

Como integrante del Destacamento de Inteligencia 201 de Campo de Mayo, el ex militar fue un engranaje central de la estructura de inteligencia que llevó adelante la persecución, secuestro, torturas y homicidio de militantes de la organización Montoneros durante la Contraofensiva.

En los dos juicios se pudo reconstruir el funcionamiento de todo ese aparato de inteligencia del Ejército, desde la jefatura II de Inteligencia del Estado Mayor, donde cumplía funciones Apa como jefe de la División Inteligencia Subversiva Terrorista, y el Batallón 601, al que pertenecieron Dambrosi y Firpo; hasta Campo de Mayo, donde estuvieron cautivas la mayoría de las víctimas. Allí tenía su sede el Comando de Institutos Militares, donde tenían jefaturas en el Departamento de Inteligencia los imputados Bano y Ascheri, y el Destacamento 201, donde compartieron funciones Cinto Courtaux y Ocampo.