Conocernos nos acerca

La diversidad de culturas nos complejiza, nos enriquece, nos enseña y nos humaniza.


Vivimos y participamos de la diversidad cultural. Aunque no lo percibamos, tenemos contacto diario con personas de diversas culturas, por ello es importante potenciar la aceptación de los demás y permitirnos transitar el camino de la interculturalidad, para vivir en una sociedad enriquecida de los aportes, usos y costumbres de los demás. El diálogo e intercambio nos habilita, de manera armónica, a pensarnos en lo individual y en lo comunitario.

Todos, como ciudadanos, estamos en contacto permanente con otros. Cada contacto es una oportunidad para interesarse por la cultura de otras personas y pensar acerca de la propia, identificando aquellos prejuicios que adquirimos en nuestro medio social y resignificando nuestras percepciones del mundo.

Cuando compramos algún producto que no es de nuestro país, cuando cenamos en restaurantes de comida étnica, si asistimos a festivales de colectividades, si escuchamos música de otros lugares, si visitamos ciudades en vacaciones, cuando los niños y las niñas comparten aula y amistades con migrantes o miran programas infantiles de otros países, si leemos noticias internacionales, si miramos películas extranjeras que nos permiten asomarnos a otras costumbres y tradiciones, cuando nos interiorizamos acerca de nuestra historia como país y redescubrimos aspectos interculturales invisibilizados, estamos participando en una sociedad diversa.

En los distintos ámbitos sociales, como el hospital, las oficinas públicas, la escuela o el barrio, propiciamos intercambios que generan pautas de interacción favorables para la convivencia armónica intercultural.

Desde esa perspectiva, el Programa Educando en la Interculturalidad, llevado a cabo en escuelas de todo el país, está destinado a niñas, niños, adolescentes y docentes, con el objetivo de desarrollar su capacidad de juicio independiente y de pensamiento crítico, para aceptar la diversidad de religiones, lenguas, culturas y características étnicas que potencian a nuestra sociedad.

A través de estos espacios de reflexión participativa sobre valores, convivencia, diversidad y derechos humanos se trabaja para promover la tolerancia, el diálogo intercultural, la lucha contra el racismo y la xenofobia, y la inclusión y respeto a la comunidad migrante, comunidad afro, comunidad gitana y a los pueblos originarios.

Para la ley de la naturaleza, todos somos iguales: todos reímos, todos lloramos, todos comemos, todos soñamos.

Si querés conocer más del programa Educando en la interculturalidad para tu comunidad educativa, escribinos a pluralismoddhh@jus.gov.ar