Cómo funcionará el nuevo Polo Tecnológico en la UNLaM


El Centro de Desarrollo en Tecnologías e Investigaciones (CeDIT) de la Universidad Nacional de la Matanza albergará empresas de software en un edificio único que inauguraron hoy por la mañana el presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro.

Los 2.200 metros cuadrados de las nuevas instalaciones darán lugar a veinte empresas y 200 alumnos por turno. La obra, que fue financiada por la Secretaría de Políticas Universitarias, es un emblema de articulación entre la educación superior y el mundo del trabajo ya que permitirá que los estudiantes puedan realizar prácticas remuneradas y facilitará su permanencia en la universidad gracias a la cercanía.

Tras la inauguración, Alejandro Finocchiaro afirmó: “Hablar de universidades por un lado y el sector productivo por el otro es plantear una falsa dicotomía. La educación superior tiene que estar ligada con las necesidades de la Nación y cada uno de sus territorios, lo que significa que tiene que estar en diálogo permanente y articulado con el mundo del trabajo”.

“Más allá de lo hermoso del edificio, este Polo Tecnológico es central para la interacción entre el sector público y el sector privado, el sector educativo y el mundo empresarial y emprendedor. Para que nuestros jóvenes se formen a temprana edad en estos ámbitos pero también para que nuestra industria y nuestros sistemas de producción y de servicios tengan los mejores profesionales”, explicó la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela. “Esta es una experiencia recomendable y que tiene que replicarse en otras instituciones universitarias”, finalizó.

Cómo funcionará el nuevo Polo Tecnológico en la UNLaM

El Centro busca que los alumnos no abandonen los estudios para privilegiar sólo el trabajo. Con la ocupación dentro del mismo campus, se logra que los alumnos ahorren tiempo de traslado y lo usen para estudiar. De esta manera, pueden desarrollar proyectos bajo supervisión de las empresas.

El CeDIT ofrecerá la posibilidad de incorporar competencias, habilidades y actitudes vinculadas a situaciones reales del mundo laboral y posibilita su inserción en el sector productivo.