Barrio Mitre: 120 vecinos tramitaron su DNI y recibieron asesoramiento jurídico gratuito


Los vecinos del barrio Mitre, en Saavedra, pudieron acceder a su DNI y consultar con abogados en temas de familia y alimentos.

A través de Madres en Lucha, una organización sin fines de lucro que trabaja hace más de 15 años en la contención y recuperación de jóvenes adictos, el Ministerio de Justicia se acercó al Barrio Mitre en Saavedra, en Ciudad de Buenos Aires, y ofreció asesoramiento jurídico y la emisión del certificado de antecedentes penales de forma gratuita.

También participaron del operativo una oficina móvil de Registro Nacional de las Personas (RENAPER) y promotores de la Superintendencia de Servicios de Salud que asesoraron en cuestiones de atención primaria de la salud y prevención de adicciones.

La actividad tuvo lugar luego de un recorrido del Observatorio de Víctimas de Delitos en la que se detectó junto con la organización civil que uno de los mayores problemas era que los vecinos encontraban inconvenientes al querer acceder a prestaciones por no contar con su documento nacional de identidad. En este sentido, el Observatorio coordinó junto con el Programa Justo Vos, una jornada en la que los vecinos pudieron acercarse a tramitar su DNI y certificado de antecedentes penales, además de recibir asesoramiento jurídico gratuito e información sobre el área de salud.

“Hoy cumplimos con acercar a los vecinos la posibilidad de que tramiten su DNI. Es el principio de un camino que comenzamos a construir con las Madres en Lucha. También brindamos asesoramiento jurídico a la gente que por fin siente al Estado más cercano", expresó Luciana Carrasco, Coordinadora del Observatorio de Víctimas de Delitos, quien vistió el operativo junto con el Jefe de Gabinete del Ministerio, Martin Casares. También recorrió en lugar Jimena Aduriz, integrante del Observatorio.

La Asociación Madres en Lucha realiza actividades de contención a la población en riesgo por adicciones. La casa donde hoy funciona era antes un bunker donde se comercializaban estupefacientes. El juez federal Sergio Torres dispuso en 2013 que en ese lugar donde antes se vendía droga, ahora funcionara un centro de contención y acompañamiento, cediéndolo a la organización para la realización de sus actividades.