Bariloche se prepara para su mejor temporada de invierno


Comenzó el Operativo Invierno en los aeropuertos de San Carlos de Bariloche, Esquel y San Martín de los Andes. Se busca así mantener las condiciones de seguridad y la operatividad de los aeropuertos, reduciendo las demoras y cancelaciones que se produzcan debido a las inclemencias climáticas de la temporada invernal.

"Estamos uniendo todos los esfuerzos para llegar preparados a la temporada de invierno donde en Bariloche, por ejemplo, vamos a tener un 30% más de pasajeros que vuelan dentro del país y 160% más que van y vienen del exterior gracias a mas rutas y frecuencias. No podemos controlar las inclemencias climáticas pero sí hacer todo lo que está a nuestro alcance, con maquinaria de punta, con planes de contingencia y muchos recursos humanos, para mantener las operaciones, pensando siempre en el pasajero y en el turismo tan necesario para el desarrollo del país." Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.

Con temperaturas que rondaron los 0°C el fin de semana pasado, trabajaron en forma coordinada grupos de 13 personas en el aeropuerto de Bariloche, 12 en el de Esquel y 10 en el de San Martín de los Andes. El plan se encuentra activo desde mediados de mayo y gracias a su despliegue y al trabajo continuo, no se produjeron cancelaciones de vuelos, aún con los picos de intensidad de nevada, que llegaron a 14 cm de nieve acumulada en la pista del aeropuerto de Bariloche, 30 cm en el de Esquel y 34 cm en el de San Martín de los Andes.

Anoche, en el aeropuerto de Bariloche, que es el de más movimientos, se organizó por primera vez un simulacro en el que participaron la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), AA2000, la EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea), el Servicio Meteorológico Nacional, el ORSNA (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos), la PSA, Intercargo, el Ministerio de Turismo de la provincia de Río Negro, la subsecretaría de Protección Civil y representantes de la Cámara de Turismo. El ejercicio, realizado con éxito, simula que ha iniciado una nevada y que comienza a acumularse nieve en el área de movimiento imposibilitando la operación, frente a lo cual se activa el Operativo Nieve. Se evaluó la comunicación y coordinación de los participantes, el desempeño de los vehículos, los tiempos de respuesta, el correcto uso de los equipos, la disposición de los mismos y las prioridades de intervención así como el cumplimiento general del Programa de Control de Nieve que incluye la asistencia a los pasajeros.

El programa de control de nieve implica trabajos intensivos que afectan a personal especialmente entrenado y a recursos materiales específicos como son los anticongelantes líquidos y sólidos, los aplicadores, la maquinaria para desalojo de nieve y hielo y los medidores de fricción para superficies que presenten esta problemática. Las máquinas trabajan prioritariamente en pista, calle de rodaje principal y posiciones de estacionamiento para aeronaves próximas a aterrizar según la necesidad, con una capacidad de limpieza de 15.000m3 p/h.

Para mantener las condiciones de seguridad y operatividad de la pista, se aplican anticongelantes químicos que, mezclados con agua, tienen la propiedad de bajar el punto de congelamiento de la solución a valores de temperatura por debajo de 0°, previniendo la formación de hielo y nieve.

Más frecuencias y conexiones para la temporada

El crecimiento de la oferta aérea para este invierno en Bariloche está liderado por Aerolíneas Argentinas, que tendrá 56 frecuencias semanales desde Aeroparque, otras 7 desde Ezeiza, 8 desde Córdoba, 7 desde Rosario y 3 desde Bahía Blanca. Latam tendrá 40 frecuencias con Aeroparque en promedio en julio, 2 frecuencias desde Tucumán y 7 frecuencias semanales desde Ezeiza. Para Flybondi, será su primer invierno en Bariloche, con 16 frecuencias semanales desde El Palomar, 6 desde Córdoba y 2 desde Mendoza. Andes aportará otras 7 frecuencias semanales desde Aeroparque.

En el plano internacional, será la primera vez que Bariloche cuente con vuelos directos desde Brasil. La aerolínea Gol volará a San Pablo, con 2 frecuencias semanales. LATAM también ofrecerá esa conexión con un vuelo diario. Se suma Azul Linhas Aereas, que comenzará a volar desde Campinas) con 3 frecuencias semanales.