Aviación general: los riesgos de aplicar procedimientos informales

El giro de la hélice a mano como comprobación antes de iniciar el vuelo, es una práctica instalada en muchos aeroclubes, pero entraña riesgos graves cuando se trata de un procedimiento no incluido en las listas de control. Conclusiones del Informe de Seguridad Operacional del accidente del avión con matrícula LV-CLH


El 22 de septiembre de 2017, el piloto de la aeronave Cessna 150 M, matrícula LV-CLH, tenía planificado realizar un vuelo de entrenamiento desde el Aeródromo de Morón. Durante la inspección previa al vuelo, el piloto accionó el control de cebado de combustible al motor y giró la hélice en sentido contrario al de rotación, momento en el que el motor se puso en marcha.

Al intentar acceder a la cabina para controlar la aeronave, la hélice golpeó uno de sus brazos provocándole una lesión grave. El motor se mantuvo en marcha durante unos segundos y luego se detuvo por sí solo, con lo cual, no se registraron daños en la aeronave. El piloto fue auxiliado por el personal del hangar donde se guardaba la aeronave, quienes solicitaron asistencia médica debido a la importancia de la lesión. El testimonio brindado por el piloto indica que no tenía conciencia real del radio de giro de la hélice, lo que ocasionó el accidente.

Las conclusiones referidas a los factores relacionados con este suceso remarcan que si bien el giro manual de la hélice es una práctica instalada, “no se corresponde con los procedimientos estandarizados para este tipo de aeronave incluidos en la documentación del fabricante”.
Entre las acciones de seguridad propuestas se menciona la necesidad de que los explotadores, propietarios y operadores de aeronaves hagan una “estricta observación de los procedimientos operativos propuestos por los fabricantes” y tengan conciencia de “las graves consecuencias potenciales que pueden resultar de la aplicación de procedimientos informales”.

El informe de seguridad se puede consultar haciendo click acá