Avanzan las obras para trasladar la cárcel de Devoto


El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, y el secretario de seguridad porteño, Marcelo D´ Alessandro, recorrieron las obras del futuro Complejo Penitenciario Federal de Marcos Paz VII que reemplazará a la cárcel de Devoto.

Se trata de las obras en el predio federal que se encuentra junto al Complejo Penitenciario de Marcos Paz, que se iniciaron en agosto de 2018 y están ejecutadas en un 20 %. La finalización de la cárcel está prevista para fines de 2020, cuando se llevará a cabo el traslado de los internos.

Garavano y D´ Alessandro encabezaron la recorrida, acompañados por el subsecretario de Asuntos Penitenciarios y Relaciones con el Poder Judicial, Juan Bautista Mahiques, y el director del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Emiliano Blanco.

“Las obras están avanzando muy bien, será un complejo modelo, con centros educativos en cada uno de los pabellones, con un moderno sistema de alojamiento que cumple con todos los derechos y garantías de las personas privadas de libertad, con espacios destinados a deportes y a la profesión de diversos cultos y un centro de talleres para los 4 institutos que se alojarán acá. Cada pabellón tendrá un área de salud, aparte de los centros de tratamiento odontológico, médico y psicológico que asistirán a todo el complejo. Hace 20 años que no se hacía una obra de esta envergadura”, señaló Garavano quien aprovechó la ocasión para anunciar la entrega al SPF de 10 móviles para el traslado de internos.

El penal de Devoto aloja a más de 1.900 personas en una superficie de 4,5 hectáreas. El nuevo establecimiento contará con 120 hectáreas y tendrá una capacidad de casi 2.240 plazas.

El 12 de marzo de 2018, Garavano y Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno porteño, firmaron un convenio marco para desafectar el Complejo Penitenciario Federal de Devoto y trasladarlo a Marcos Paz. Se acordó que la Ciudad construyera previamente la nueva cárcel, afrontando el costo de la construcción, acuerdo que fue convalidado por la Legislatura porteña en junio del año pasado.

Es política del Gobierno Nacional relocalizar establecimientos penitenciarios antiguos en zonas donde se cuente con más espacio, para propiciar la implementación de programas de política penitenciaria en materia de trabajo, educación y capacitación laboral. Tal el caso en la Unidad Federal 9 de Neuquén que fue trasladada a la localidad de Senillosa, lo que permitió liberar el predio y recuperarlo para los vecinos.