75° Aniversario del Cuerpo de Cadetes

El jueves 3 de septiembre se cumplen 75 años de la creación del Cuerpo de Cadetes de la Escuela de Aviación Militar, lugar destinado a la formación integral de los futuros oficiales de la Fuerza Aérea Argentina.


Por 1er Ten Gustavo Liébana

El origen del Cuerpo de Cadetes de la Escuela de Aviación Militar (EAM) se remonta a la selección aeronáutica que realizaba el Colegio Militar de la Nación, con el objetivo de incorporar candidatos a ingresar al Instituto de Formación que se encargaría de formar a los futuros aviadores militares de la Nación, quienes pasaban a formar parte de la Escuadrilla Aeronáutica.

Hacia 1934 comenzó la construcción de la Escuela en Córdoba, luego de haberse determinado el centro del país como el lugar de condiciones climáticas propicias para el aprendizaje de la aeronavegación y que permitía el entrenamiento de vuelo en la baja montaña; además de fijarse su instalación próxima a la Fábrica Militar de Aviones, lo que contribuiría a la máxima eficiencia de la educación, por la posibilidad de contar con mayores recursos técnicos.

El edificio quedó habilitado en los últimos meses de 1936, justo a tiempo para el egreso la Promoción I del Cuerpo de Comando, con el Escalafón de Oficiales del Arma de Aviación. A partir de 1937 se realizan los primeros cursos con cadetes de IV año procedentes de la Escuadrilla Aeronáutica del Colegio Militar de la Nación.

Pero la amplia experiencia conseguida, la gran cantidad de alumnos y el voluminoso material aéreo en existencia determinan la necesidad de crear unidades de vuelo superiores a la Escuadrilla Aeronáutica. Por tal motivo, se dispone la constitución de numerosos pelotones de enseñanza y el desdoblamiento de la Escuadrilla de Instrucción Elemental.

De esta manera, con el objetivo de mejorar el funcionamiento de la Escuela y de facilitar el ejercicio del comando a los responsables de dirigir la Instrucción de Pilotaje, se crea la Agrupación Aérea, de cuyo Jefe dependen los Comandantes de Escuadrillas, Profesores de pilotaje, Jefe de Mecánicos y Alumnos. Por su parte, se crea además la Jefatura de Estudios con la organización de la Jefatura de los Cursos, a excepción de la parte relacionada con el vuelo, que pasa a depender del Jefe de la Agrupación Aérea.

En 1944 se incorporan a la Escuela los cadetes de II Año de la Escuadrilla Aeronáutica y se autoriza a incorporar también a los cadetes de I Año con reclutamiento propio a partir de 1945, obteniendo la Escuela la formación integral de los oficiales. La incorporación de cadetes se implementa a tres “Cuerpos”: Aire, Tierra y Técnico.

Finalmente, el 3 de septiembre de 1945 se formaliza la creación del Cuerpo de Cadetes de la Escuela de Aviación Militar, lugar destinado a formar al Personal Militar Superior de la Fuerza Aérea Argentina, integrándose orgánicamente a la Agrupación de Vuelo, el Batallón Aéreo y el Batallón Terrestre.

Origen del término

Esta denominación deriva de la conjunción de los términos “Cuerpo”, referido a concentración de efectivos militares, y “Cadete” (palabra utilizada por primera vez en Argentina por el General Moreno en el año 1875), y luego “Cuerpo de Cadetes Argentinos”, utilizado de forma oficial para designar al grupo integrado por dos Compañías en el Colegio Militar de la Nación.

Si bien fue utilizado por extensión, práctica o aplicación durante todo este tiempo en la academia militar argentina, la Orden del Día N°303 / 45 de la Dirección de Escuela de Aviación Militar, anotada en el libro Histórico en el período lectivo del mismo año, determina expresamente que deberá tenerse como fecha de creación del Cuerpo de Cadetes el día 3 de septiembre de 1945.

Ficha Técnica del Cuerpo de Cadetes

Entrega de Uniformes

A comienzos de cada año, en el mes de febrero, se presentan los jóvenes candidatos a cadetes de la Escuela de Aviación Militar. A su llegada son recibidos por los cadetes de IV Año que se desempeñan como Jefes de Pelotón. Una vez aprobados los exámenes de ingreso, quedan incorporados como Cadetes de I Año y pasan a formar parte de la vida institucional, con las exigencias que esta implica.

A mediados de año, quienes han superado las primeras exigencias se hacen acreedores al uso del uniforme del cadete, donde son revestidos con el sable característico, símbolo de mando. Esta ceremonia es de profundo contenido emotivo, tanto para los protagonistas como para sus familiares, y tiene lugar en la Plaza de Armas del Instituto.

El valor del Uniforme

Desde la ceremonia de “Entrega de Uniformes y Sables”, en 1er año, los cadetes portan el uniforme militar distintivo, haciéndose dignos y merecedores de la responsabilidad de ser parte de esta noble Institución al servicio de la Patria.

Cada parte del uniforme está cargado de símbolos y tradiciones de quienes los precedieron, habiendo dejado un honorable legado.

Segundo Hogar

El Cuerpo de Cadetes es el primer lugar con el cual toman contacto quienes desean iniciar su carrera como oficiales de la Fuerza Aérea, un lugar de especial importancia y valor simbólico para la identidad institucional, marcada por el legado de honor, valor y coraje de aquellos que cumplieron con su juramento ofreciendo la vida por la Patria.

Pero también se constituye en el segundo hogar para quienes consiguen ingresar a la Institución, espacio que habitarán durante cuatro años debiendo superar cada una de las etapas de la formación para lograr convertirse en parte de una nueva promoción, que compartirá la tradición de las anteriores y pasará a formar parte de la historia de la Institución.

Para ello contarán solamente con su disciplina, fuerza de voluntad, ilusión, temple, valor y vocación, además del indispensable apoyo mutuo entre camaradas que se irá forjando con las vivencias y recuerdos construidos en la cotidianeidad compartida y que quedarán para siempre en sus memorias.

Ya estabas aquí antes de entrar, y cuando egreses no sabrás que te quedas

Leyenda inscripta sobre la puerta de entrada al Cuerpo de Cadetes

Jura de la Bandera

Cada 20 de junio los cadetes de primer año se preparan para llevar a cabo el Solemne Juramento de Fidelidad al Pabellón Nacional. Esta ceremonia ocurre en distintos lugares del territorio nacional. Allí se formula la pregunta de rigor: “¿Juráis a la Patria, seguir constantemente su Bandera y defenderla, hasta perder la vida?” y los cadetes responden con voz firme: “Sí. ¡Juro!”. Generalmente, los acordes de Diana de Gloria acompañan esta ceremonia.

Formación

Desde los inicios del Cuerpo, la formación militar está integrada por dos pilares fundamentales: la Instrucción Profesional Militar y la Académica.

Sin embargo, a los fines de su reconocimiento y titulación, se han ido buscando con el devenir del tiempo, diferentes tipologías de Certificación de Estudios, sin perjuicio de su reconocimiento profesional como oficial de la Fuerza Aérea Argentina, siempre avalado por el Poder Ejecutivo Nacional en la persona del presidente de la Nación y el ministro de Defensa.

De esta manera, luego de un proceso sostenido y tendiente a fortalecer los contenidos curriculares, por Resolución Nro. 014/94 del jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, se dispone que el nivel del Cuerpo de Cadetes sea Universitario y se organiza el Primer Plan de Estudios en coordinación con el recientemente reconocido Instituto Universitario Aeronáutico (IUA). La carrera fue aprobada y se denominó: “Licenciatura en Sistemas Aéreos y Aeroespaciales”, cuyos tres pilares fundamentales son la aviación general, la administración y la educación.

Esta titulación se mantuvo en los años siguientes, con algunas modificaciones que permitieron incorporar asignaturas y contenidos acordes a un nuevo perfil de militar, elaborado con actores de la sociedad y de las tres Fuerzas Armadas, siempre respetando la necesidad de la formación universitaria de sus cuadros.

La carrera original recibió algunos ajustes más hasta concluir en la titulación actual, de cuatro años de duración, con la denominación: “Licenciatura en Conducción de Recursos Aeroespaciales para la Defensa” (LICRAD) aprobada en el año 2013 por Resolución del Ministerio de Educación de la Nación. La misma se caracteriza especialmente por la articulación entre actividades académicas, militares y deportivas, lo que propicia una formación integral.

Finalmente, los egresados reciben el grado militar de alférez y pasan a formar parte del cuadro permanente de oficiales de la Fuerza Aérea Argentina.