A 40 años de la histórica visita de la CIDH

El 6 de septiembre de 1979, llegaba a nuestro país una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Una visita que permitiría romper el cerco de silencio que había impuesto la dictadura en relación a la violación de los derechos humanos en Argentina.


Las valientes acciones de la CIDH y su informe final marcaron un hito: ayudaron a abrir los ojos del mundo y constituyeron un respaldo internacional muy importante para las denuncias que venían realizando los organismos de derechos humanos.

A 40 años de ese acontecimiento histórico, el presidente Mauricio Macri encabezó en la Quinta de Olivos un acto de reconocimiento y de agradecimiento del Estado argentino, por su aporte fundamental en el camino hacia la recuperación de la democracia y el Estado de Derecho.

“Nos costó mucho sanar viejas heridas y divisiones. Pero lo hicimos, aprendimos. La democracia es el mejor sistema que tenemos. Y es un compromiso de todos cuidarlo. Los argentinos queremos vivir en paz, abrazando esa diversidad que nos caracteriza”, sostuvo el presidente durante la ceremonia.

La actual presidenta de la CIDH, Esmeralda Arosemena de Troitiño, agradeció el reconocimiento y coincidió en que "La visita de la CIDH a la Argentina en 1979 tuvo un enorme impacto en la sociedad y en el hemisferio. Hoy estamos celebrando los 40 años de un hecho histórico para este país y para el resto de la región, y para la fortaleza de la propia Comisión”.

"Fue una bisagra en la historia, en la historia de la CIDH, y la historia de la lucha de los derechos humanos", señaló por su parte Graciela Fernández Meijide al referirse a la conmemoración.

En el marco de las actividades alusivas a este aniversario, junto a familiares y sobrevivientes, compartimos la señalización de la Quinta “El Silencio” como centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico-militar. A ese predio, ubicado en una isla del Tigre, fue trasladado un grupo de detenidos de la ESMA, con la finalidad de mantenerlos ocultos durante la estadía de la CIDH.

Desde la recuperación democrática, los postulados de Memoria, Verdad y Justicia siguen perdurando como políticas de Estado. Las señalizaciones forman parte de estas políticas, con el eje puesto en la preservación de estos sitios por su valor testimonial y judicial, y en la creación y el sostenimiento de espacios públicos destinados al debate y la construcción colectiva de la memoria y la promoción de derechos.

Con la señalización de la Quinta “El Silencio”, ya hemos realizado 79 marcaciones desde el inicio de gestión, totalizando más de 200 desde la creación de la Dirección Nacional de Sitios de Memoria.

Las actividades conmemorativas concluirán con la inauguración, el próximo 20 de septiembre, de la muestra gráfica documental “40° aniversario de la visita de la CIDH en 1979”, que incluye una serie de documentos y material fotográfico, que forman parte del fondo documental y audiovisual del acervo del Archivo Nacional de la Memoria.