Escudo de Toay


Descripción y simbología

Nuestro emblema es de forma cuadrilonga con base recortada y en la parte superior exhibe un sol naciente de oro con nueve rayos flamígeros.

Ornamentan sus lados espigas de trigo estilizadas, cultivo propio de la región, y por fuera, una cinta terciada en faja de azur celeste y plata lleva el lema toponímico en caracteres capitales romanos y nuestra fecha de fundación.

Respecto de la panoplia de armas, dos lanzas indígenas con sus puntas de plata se cruzan por detrás del blasón, en reconocimiento a los pueblos originarios que habitaban en el lugar.




Dividido en dos campos, uno superior en color celeste y otro inferior en color verde, aluden al cielo y a la geografía pampeana, respectivamente.

Sobre el firmamento, un mangrullo representa el Fortín, primer asentamiento denominado por entonces "La Esquina Vieja" o pulpería de Llorens, ubicado en las proximidades de las tolderías de Nahuel Payún, hoy declarado Monumento Histórico Nacional.

Los campos verdes están divididos por el alambrado que recuerda la colonización. El ferrocarril ubicado a la derecha posee también la misma simbología y rinde tributo a este medio de transporte que fue decisivo para el desarrollo pampeano.

A la izquierda, el caldén, árbol típico de la zona, remite a nuestra pertenencia a la región del Caldenal.