Conductas anticompetitivas


La Ley N° 27.472 de Defensa de la Competencia (L.D.C.) prohíbe las prácticas anticompetitivas, realizadas por personas físicas o jurídicas que tienen por objeto o efecto limitar, restringir, falsear o distorsionar la competencia o el acceso al mercado, o que constituyen abuso de una posición dominante en un mercado, de modo que pueda resultar perjuicio para el interés económico general (artículo 1° L.D.C.). Además de este tipo general, la L.D.C. tipifica muchas otras conductas anticompetitivas que también están prohibidas. Así, ello lo hace en los artículos 2° y 3°.

El artículo 2° de la L.D.C. dispone que constituyen prácticas absolutamente restrictivas de la competencia y se presume que producen perjuicio al interés económico general, los acuerdos entre dos o más competidores, consistentes en contratos, convenios o arreglos cuyo objeto o efecto fuere el indicado en cada uno de sus cuatro incisos, y que describimos en forma sucinta a continuación.

• Concertar en forma directa o indirecta el precio de venta o compra de bienes o servicios al que se ofrecen o demanden en el mercado (artículo 2° inc. a): Las conductas que afectan a la formación de los precios son uno de los supuestos de mayor importancia contemplados por las normas regulatorias de la competencia.. Esta conducta prohibida de fijación de precios se da cuando dos o más competidores se ponen de acuerdo para fijar los precios de sus productos o sus bienes. De esta forma, están eliminando la competencia que tiene que existir entre ellos.

• Establecer obligaciones de (i) producir, procesar, distribuir, comprar o comercializar sólo una cantidad restringida o limitada de bienes, y/o (ii) prestar un número, volumen o frecuencia restringido o limitado de servicios (artículo 2° inc. b): La restricción en la oferta y la consiguiente elevación de los precios pueden tener lugar mediante interferencias en diversas etapas del proceso productivo. La restricción de la oferta puede lograrse acotando la comercialización, reduciendo las inversiones o trabando el desarrollo de tecnología, entre otros mecanismos adicionales a la directa restricción de la producción. De allí que la L.D.C. prohíba no sólo los actos que inciden directamente sobre los precios y la oferta restringiendo la competencia respecto de esos aspectos del funcionamiento de los mercados, sino también los actos anticompetitivos que afectan otras etapas de la conformación de la oferta, desde el desarrollo de tecnología hasta la comercialización de bienes y servicios.

• Repartir, dividir, distribuir, asignar o imponer en forma horizontal zonas, porciones o segmentos de mercados, clientes o fuentes de aprovisionamiento (artículo 2°, inc. c): Este artículo está destinado a evitar los actos en virtud de los cuales las empresas que actúan en cierto mercado procedan a compartimentar éste, sea geográficamente, en relación con ciertos productos o respecto de las personas que participan de él, limitando la competencia entre ellas en cada una de las subdivisiones creadas mediante esta conducta. La repartición de mercados implica la abstención de competir en los sectores reservados, expresa o implícitamente..

• Establecer, concertar o coordinar posturas o la abstención en licitaciones, concursos o subastas (artículo 2°, inc. d). La L.D.C. prohíbe que aquellos que van a competir en una licitación, concurso o subasta se pongan de acuerdo a los efectos de lograr un determinado resultado , pues dicho acuerdo justamente elimina la competencia que debe existir en estos actos..

Por su parte, la L.D.C. en su artículo 3 describe una serie de conductas que constituyen prácticas restrictivas de la competencia, en la medida que configuren las hipótesis de su artículo 1°. A continuación, hacemos un breve repaso de cuáles son esas conductas:

• Inciso a) Fijar en forma directa o indirecta el precio de venta, o compra de bienes o servicios al que se ofrecen o demanden en el mercado, así como intercambiar información con el mismo objeto o efecto.

• Inciso b) Fijar, imponer o practicar, directa o indirectamente, de cualquier forma, condiciones para (i) producir, procesar, distribuir, comprar o comercializar sólo una cantidad restringida o limitada de bienes, y/o (ii) prestar un número, volumen o frecuencia restringido o limitado de servicios.

• Inciso c) Concertar la limitación o control del desarrollo técnico o las inversiones destinadas a la producción o comercialización de bienes y servicios.

• Inciso d) Impedir, dificultar u obstaculizar a terceras personas la entrada o permanencia en un mercado o excluirlas de éste.

• Inciso e) Afectar mercados de bienes o servicios, mediante acuerdos para limitar o controlar la investigación y el desarrollo tecnológico, la producción de bienes o prestación de servicios, o para dificultar inversiones destinadas a la producción de bienes o servicios o su distribución.

• Inciso f) Subordinar la venta de un bien a la adquisición de otro o a la utilización de un servicio, o subordinar la prestación de un servicio a la utilización de otro o a la adquisición de un bien.

• Inciso g) Sujetar la compra o venta a la condición de no usar, adquirir, vender o abastecer bienes o servicios producidos, procesados, distribuidos o comercializados por un tercero.

• Inciso h) Imponer condiciones discriminatorias para la adquisición o enajenación de bienes o servicios sin razones fundadas en los usos y costumbres comerciales.

• Inciso i) Negarse injustificadamente a satisfacer pedidos concretos, para la compra o venta de bienes o servicios, efectuados en las condiciones vigentes en el mercado de que se trate.

• Inciso j) Suspender la provisión de un servicio monopólico dominante en el mercado a un prestatario de servicios públicos o de interés público.

• Inciso k) Enajenar bienes o prestar servicios a precios inferiores a su costo, sin razones fundadas en los usos y costumbres comerciales con la finalidad de desplazar la competencia en el mercado o de producir daños en la imagen o en el patrimonio o en el valor de las marcas de sus proveedores de bienes o servicios.

• Inciso l) La participación simultánea de una persona humana en cargos ejecutivos relevantes o de director en dos o más empresas competidoras entre sí.

Finalmente, el artículo 1° de la L.D.C. también prohíbe el abuso de posición dominante. La L.D.C. define a la posición dominante en el artículo 5 y brindas las pautas para considerar su existencia en el artículo 6.