Concentraciones económicas


La Ley N° 27.442 de Defensa de la Competencia (L.D.C.) establece un régimen especial para las llamadas concentraciones económicas. Así, fija un ámbito específico para la validez de dichas concentraciones y un régimen de aprobación previa para ellas. Este sistema es el que se sigue en la mayor parte de los regímenes de competencia del mundo.

El artículo 8° de la L.D.C. establece el criterio fundamental para que las concentraciones resulten válidas bajo dicha Ley. En tal sentido, dicho artículo dispone: “Se prohíben las concentraciones económicas cuyo objeto o efecto sea o pueda ser restringir o distorsionar la competencia, de modo que pueda resultar un perjuicio para el interés económico general”.

Para determinar cuáles son las concentraciones sujetas a esa obligación se aplican tres criterios: (i) tipo de actos involucrados; (ii) magnitud de tales actos; y (iii) efectos de esos actos en el territorio argentino. La obligación de notificar solo rige si se cumplen conjuntamente los tres criterios recién citados.

El primer criterio nombrado surge del artículo 7° de la L.D.C. que define a las concentraciones económicas -que son los actos sujetos a la obligación de notificación- como “la toma de control de una o varias empresas, a través de la realización de los siguientes actos:

• (a) La fusión entre empresas.

• (b) La transferencia de fondos de comercio.

• (c) La adquisición de la propiedad o cualquier derecho sobre acciones o participaciones de capital o títulos de deuda que den cualquier tipo de derecho a ser convertidos en acciones o participaciones de capital o a tener cualquier tipo de influencia en las decisiones de la persona que los emita cuando tal adquisición otorgue al adquirente el control de, o la influencia sustancial sobre sí misma.

• (d) Cualquier otro acuerdo o acto que transfiera en forma fáctica o jurídica a una persona o grupo económico los activos de una empresa o le otorgue influencia determinante en la adopción de decisiones de administración ordinaria o extraordinaria de una empresa.

• (e) Cualquiera de los actos del inciso c) del presente, que implique la adquisición de influencia sustancial en la estrategia competitiva de una empresa.

El segundo criterio surge del artículo 9° de la L.D.C., y es de orden cuantitativo, requiriendo para ser considerada una concentración económica que “la suma del volumen de negocio total del conjunto de empresas afectadas supere en el país la suma equivalente a cien millones (100.000.000) de unidades móviles”. Las empresas afectadas son la adquirente y la adquirida; en las fusiones, las sociedades que se fusionan.

El tercer criterio surge del artículo 4° de la L.D.C., y se relaciona con los efectos en el territorio argentino que tiene que tener una operación para ser considerada una concentración económica notificable. Dicho artículo dispone en forma general que quedan sometidas a las disposiciones de esa Ley todas las personas humanas o jurídicas de carácter público o privado, con o sin fines de lucro que realicen actividades económicas en todo o en parte del territorio nacional, y las que realicen actividades económicas fuera del país, en la medida en que sus actos, actividades o acuerdos puedan producir efectos en el mercado nacional. Es decir, que una concentración no va a quedar excluida de la obligación de notificar por el mero hecho de que las empresas que se concentran estén ubicadas fuera del país, sino que lo relevante son los efectos que esa concentración tendrá en la Argentina.

No obstante una concentración cumpla con los tres criterios señalados precedentemente, hay determinados casos en que no existe la obligación de notificar, por verificarse determinadas excepciones, que están dispuestas en el artículo 11 de la L.D.C. Dichas excepciones son: las adquisiciones de empresas de las cuales el comprador ya poseía más del 50% de las acciones, siempre que ello no implique un cambio en la naturaleza del control; las adquisiciones de bonos, debentures, acciones sin derecho a voto o títulos de deuda de empresas; las adquisiciones de una única empresa por parte de una única empresa extranjera (“first landing”); adquisiciones de empresas que no hayan registrado actividad en el país en el último año; y cuando el monto de la operación y el valor de los activos situados en la República Argentina que se absorban, adquieran, transfieran o se controlen no superen, cada uno de ellos, respectivamente, la suma equivalente a 20.000.000 de unidades móviles (y se cumplan ciertos requisitos adicionales) (“excepción de minimis”).

Si una concentración económica está sujeta a la obligación de ser notificada, entonces esa notificación, de acuerdo al artículo 9° de la L.D.C., debe ser realizada en forma previa a la conclusión del acuerdo, de la publicación de la oferta de compra o canje, o de la adquisición de una participación de control. No obstante, transitoriamente, hasta que transcurra un año desde que se ponga en funcionamiento la Autoridad Nacional de la Competencia, las concentraciones pueden seguir notificándose en el plazo de una semana a partir de los actos descriptos recién, que era la forma establecida bajo la anterior ley de defensa de la competencia, la N° 25.156. Por lo tanto, hasta que ello ocurra, sigue rigiendo el mismo sistema en cuanto al plazo para la notificación que bajo la anterior ley.
Las concentraciones sujetas a la obligación de ser notificadas no producen efectos legales ni entre las partes ni respecto a terceros sino hasta que la operación haya sido aprobada, sea expresa o tácitamente.

Para la aprobación de concentraciones económicas, el análisis de la autoridad de aplicación se basa en el carácter horizontal, vertical o de conglomerado que tenga la concentración. Las concentraciones horizontales son las que se llevan a cabo entre empresas que son competidoras entre sí en el mismo mercado. Las concentraciones verticales son las que se realizan entre empresas que operan en distintos niveles del proceso. Las concentraciones de conglomerado son las que se producen entre empresas que operan en mercados diferentes.

Guías y lineamientos para la notificación de Concentraciones económicas
Notificar una Concentración económica


Opiniones consultivas

Las empresas que celebran un acto jurídico determinado pueden solicitar la opinión de la CNDC acerca de si dicho acto encuadra o no en la obligación legal de ser notificado como una concentración económica. A esta solicitud de opinión se la denomina opinión consultiva. Este procedimiento no es obligatorio.

Guías y lineamientos para solicitar una Opinión Consultiva
Solicitar una Opinión Consultiva


Información importante

Actualmente, la notificación de concentraciones económicas y la solicitud de opiniones consultivas se tramitan mediante la plataforma Trámites a Distancia (TAD) según lo dispuesto en la Resolución SCI N° 231/2020


Dictámenes destacados