Historia de la Banda Nacional de Ciegos


La Banda lleva el nombre de su fundador, el Maestro Pascual Grisolía, quien inició el dictado de cursos en la Escuela de instrumentos de viento para Ciegos en el año 1939. La decidida y emprendedora labor del Maestro dio frutos: el 15 de octubre de 1947 la Banda Sinfónica brindó su concierto inaugural; ese acontecimiento fue el debut de la primera y única banda sinfónica de ciegos en el mundo. Desde entonces, este organismo llevó a cabo una notable actividad artística, cultural, social y pedagógica, a través de sus audiciones en los principales teatros, escuelas y centros culturales de todo el país.

Entre los destacados escenarios en los que presentó se encuentran: Teatro Nacional Cervantes, Teatro Municipal Gral. San Martín, Teatro Presidente Alvear, Teatro Coliseo, Teatro Colón (Buenos Aires); Teatro Argentino (La Plata); Teatro del Libertador Gral. San Martín (Córdoba) y el Teatro El Círculo (Rosario), entre otros. La repercusión de sus interpretaciones en dichas salas de concierto ha merecido el elogio unánime del público y la prensa.



La Banda Sinfónica de Ciegos Pascual Grisolía es uno de los organismos musicales más prestigiosos de la Argentina. Debido a los extraordinarios aportes en beneficio de la vida social, cultural y musical que proporciona su amplia tarea en todo el territorio nacional, recibió el Gran Premio Camu de la UNESCO en 1997. Su labor fue declarada de interés cultural por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y obtuvo de manos del Vicepresidente de la Nación la Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento, máxima distinción que otorga el Honorable Senado de la Nación Argentina. En 2013 recibió la Mención de Honor Melvin Jones, por su Aporte a la comunidad y vocación de servicio, entregada por The International Association of Lions Clubs.