¿Cómo sabemos si las vacunas son seguras?


Existen muchas medidas estrictas de protección para garantizar que las vacunas contra la COVID-19 sean seguras.

Como todas las vacunas, las que se desarrollen contra la COVID-19 se deberán someter a un riguroso proceso de ensayos en muchas fases, incluidos ensayos amplios (fase III) que abarcan a decenas de miles de personas.

Esos ensayos, que suelen incluir a personas de alto riesgo respecto de la COVID-19, están especialmente concebidos para identificar cualquier efecto secundario habitual.

Después del registro y licencia de la vacuna comienza la evaluación de fase IV, que es cuando la vacuna se aplica a la población. En esta etapa se inicia la aplicación masiva en la población objetivo y el monitoreo nacional de los eventos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (ESAVI).

¿Cómo se realizará el monitoreo de la seguridad de las vacunas?

La vigilancia de eventos supuestamente atribuibles a la vacunación e inmunización (ESAVI) se efectúa en la etapa de monitoreo de vacunación de la población objetivo y en la Argentina se realiza mediante el reporte al Ministerio de Salud de la Nación de dichos eventos, para que sean conocidos y analizados por la CoNaSeVa (Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas) según normativas vigentes.