El objetivo de construir centrales nucleares asignado a la CNEA en sus inicios hizo evidente la necesidad de generar conocimiento científico sobre los materiales de altas prestaciones que necesita este tipo de instalaciones.

El primer logro significativo fue la construcción y puesta en marcha del reactor nuclear de investigación RA-1, pionero en América Latina (1958).

Con el correr de los años y los nuevos requerimientos de desarrollo del sector nuclear nacional, los científicos y técnicos de la CNEA ampliaron sus investigaciones a todo los aspectos relacionados con los usos pacíficos de la energía nuclear.

En esta línea, la CNEA cuenta con la Gerencia de Materiales, al frente de la cual estuvo el tecnólogo Jorge Sabato, cuyas dependencias se encuentran en el Centro Atómico Constituyentes. Asimismo, se armaron diversos laboratorios en el Centro Atómico Bariloche y se construyeron instalaciones como el Laboratorio de Ensayos de Alta Presión (LENAP) en el Centro Atómico Ezeiza.

En la actualidad, la CNEA tiene instalaciones y profesionales en áreas estrechamente vinculadas con la ciencia de los materiales y las aplicaciones de la tecnología nuclear:

  • Análisis por Activación Neutrónica.
  • Caracterización Fractomecánica.
  • Corrosión.
  • Ensayos No Destructivos.
  • Ensayos de Alta Presión.
  • Estructuras y Comportamientos.
  • Física de Metales.
  • Materia Condensada.
  • Resonancias Magnéticas.