Símbolos porteños


Bandera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Se trata de un pabellón de color blanco en cuyo centro de inscribe la réplica del escudo que adoptara su fundador, Juan de Garay el 20 de octubre de 1580.


El blasón tiene un águila negra coronada en oro y la cruz de la orden de Calatrava en rojo, símbolo del Reino de Castilla y León.

A los pies del ave, cuatro aguiletas aluden a las cuatro ciudades que conformaban el mandato fundador del Adelantado: Santa Fe, La Trinidad (Buenos Aires) y las otras dos concretadas en forma posterior a su muerte: Concepción de Nuestra Señora y San Juan de Vera de las Siete Corrientes (hoy, Corrientes).

Fue adoptada como pabellón oficial por Ordenanza 49.669 sancionada el 6 de noviembre de 1995 y como tal, acompaña a la bandera nacional en todos los actos oficiales y en los desarrollados en escuelas e institutos educativos de gestión pública y privada.

Escudo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Se trata de una versión actualizada y moderna del escudo oficial del siglo XVII.




Muestra una paloma blanca con sus alas abiertas, radiante de rayos solares, símbolo religioso del Espíritu Santo del culto católico, bajo cuya protección fue confiada la ciudad.

Debajo del ave, se ven dos naves: una carabela y un bergantín del siglo XVI, que aluden a las dos fundaciones de la ciudad, la primera por Don Pedro de Mendoza y la segunda por don Juan de Garay.
En la punta, las aguas en estado de suave oleaje representan las del Río de la Plata.

Este blasón fue inicialmente institucionalizado en 1923 por una Ordenanza del Concejo Deliberante que estableció sus características, reafirmado posteriormente por Decreto N° 1.886/44. Sufrió luego estilizaciones y modificaciones sucesivas, hasta que el 2012, la Legislatura porteña restituyó su formato original, mediante Ley 4.408.