Escudo de Quilmes


El antecedente más remoto se encuentra en la Ordenanza sancionada en la sesión del Concejo Deliberante del 23 de diciembre de 1914, aunque la decisión de utilizarlo como emblema municipal se efectivizó recién diez años más tarde.

Descripción





Nuestro escudo adopta la forma circular, bordeada con doble hilera de sable, siendo más gruesa la externa, y está cortado en dos cuarteles o regiones.

En el cuartel superior sobre tapiz de color celeste aclarado de plata, exhibe en el flanco diestro (a la izquierda del espectador) un sol naciente de oro con once rayos rectos delgados que llegan hasta los bordes del blasón.

En el cuartel inferior, en tanto, sobre tapiz de azul celeste, muestra a diestra (izquierda del observador) un ave volando .

En el centro se inscribe la figura de un bergantín con dos palos y seis velas desplegadas navegando.

En el cantón siniestro de la punta (derecha de quien lo contempla), se percibe un acantilado con una columna de humo.

Simbología

El río y la barranca aluden a las características topográficas más importantes de Quilmes; el asa con fuego recuerda el origen religioso de la Reducción de la Santa Cruz de los Indios Quilmes, base de la ciudad actual del Partido.

Por su parte, el sol naciente simboliza la marcha hacia el progreso y el ave remite a la declaración de “libre” que obtuviera el territorio de la Reducción en el año 1812.

Finalmente, la fragata conmemora las épicas campañas navales del Almirante Guillermo Brown, particularmente los combates del 30 de julio de 1826 y del 24 de febrero de 1827.