Escudo de Azul


Descripción

Nuestro blasón adopta la forma del antiguo español, con el borde superior quebrado simétrico y los ángulos inferiores redondeados en punta.





Cortado en dos partes, en la superior y sobre un fondo de azul celeste se destaca un mangrullo. A ambos lados exhibe la cabeza de un caballo y en modo opuesto, la de un bovino.

En la otra mitad, una faja ondeada en color azul y blanco la divide en dos franjas de diferente tamaño: la superior en verde y la inferior en rojo, en cuya punta se inscribe una cruz romana.

En cuanto a los ornamentos, ofrece una gran cartela azul que reproduce la forma del escudo, el lema toponímico en letras mayúsculas en lo alto y desde la punta, dos espigas doradas a ambos lados.

Por debajo y fuera del todo, una cinta con los extremos enrollados en los colores celeste y blanco con el lema Siempre fiel a la Patria en letras mayúsculas.

Simbología

Los elementos que constituyen nuestro blasón aluden al origen histórico, al paisaje natural y a las actividades productivas.

Los colores celeste y verde remiten, respectivamente, al cielo y a la pradera pródiga y generosa que ofrece su suelo para las actividades agrarias, reforzada por la presencia de las espigas de trigo maduras y las cabezas de ganado vacuno y caballar.

El ondeado azul y blanco evoca el característico Arroyo Azul, al que los pueblos originarios denominaban Callvú Leovú. Completan esta evocación la figura del mangrullo, torre de vigilancia, y la cruz y el tono rojo en alusión al martirio de San Serapio, bajo cuya advocación religiosa se fundó el fuerte primitivo el 16 de diciembre de 1832.