Servicio de Seguridad Ambiental de la Armada (SIAM)

Su función es asesorar a los Comandos, Direcciones y Jefaturas para realizar operaciones navales y actividades específicas de forma ambientalmente responsable.

La Armada Argentina cuenta con una organización específica abocada a la seguridad e higiene laboral de su personal que junto a los Departamentos Guerra QBN-R (Química, Nuclear, Bacteriológica y Radiológica), Protección Ambiental y Medicina Laboral, conforman el Servicio de Seguridad Ambiental de la Armada (SIAM).

El SIAM entiende en lo relativo a las políticas, programas, control y coordinación a nivel institucional en las áreas de seguridad ambiental a fin de contribuir a la mejora de la calidad de vida del personal y a las tareas que realiza de la Armada

Siempre se prioriza el relevamiento de riesgos del personal y su capacitación. Paralelamente, en cuanto a la higiene se busca implementar políticas para adecuar el lugar de trabajo, para que no sólo sea seguro, sino también confortable.

Por otra parte, la ley establece que en función de la cantidad de personas que existan en una unidad, se debe conformar un equipo con profesionales y especialistas. Por eso se han generado oficinas regionales en distintas zonas navales que funcionan como una réplica del SIAM para cubrir los requerimientos de cada área. Estas oficinas generan relevamientos que establecen una línea de base de seguridad ambiental y determinan falencias. Una vez detectadas se plantea un andamiaje presupuestario mediante un cronograma de actividades a corto, mediano y largo plazo para empezar a trabajar en las soluciones.

Existen lineamientos a nivel general en toda la Institución para abordar estas cuestiones y generar una normalización de procesos.

Políticas ambientales del sector de la Defensa

El objetivo es realizar el asesoramiento ambientalmente responsable de las actividades y operaciones navales, basados en cinco premisas:

  • Cumplimiento estricto de la normativa.
  • Enfoque precautorio.
  • Prevención de la contaminación.
  • Restauración.
  • Formación y capacitación del personal.

Residuos peligrosos y preservación marítima

Otro aspecto de cuidado ambiental es el tratamiento de residuos peligrosos. Consiste en una actividad regulada mediante la Ley Nº 24.051. A los buques que operan en escenario antártico, los asigna y homologa para el transporte de residuos. En ese contexto, la Armada se inscribe como generadora de residuos e inscribe a las unidades como transporte de ese material. Este procedimiento se lleva a cabo ante la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Además, mantiene vínculo con la Organización Marítima Internacional en lo concerniente al cuidado y preservación de la contaminación del mar. Los buques cumplen pautas vinculadas a la seguridad ambiental cada vez que salen a navegar.

Con la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) se firmó un convenio marco para preparar y capacitar al personal en relación a los elementos radiactivos que se encuentran en el ámbito de trabajo.

Entre otras actividades que realiza el destino está el relevamiento general: verificar los residuos que se generan y los procesos en materia de higiene y seguridad.

Contención de derrames de combustibles

Todos los puertos tienen un procedimiento para contener el derrame de combustibles. En Puerto Belgrano el responsable de realizar ese tipo de maniobras es el Servicio de Salvamento de la Armada (SISA).

Periódicamente se realizan adiestramientos por los que se simula una situación donde el buque logístico le está trasvasando combustible a un remolcador y, en esa maniobra, se produce un derrame de hidrocarburos, con lo cual se da aviso al SISA y comienza el ejercicio. Ellos inician el alistamiento para poder llevar a la dársena todo el material para contener el derrame.

Por medio de botes, el SISA extiende una barrera de contención y después se baja el skymer para la absorción del hidrocarburo en el mar. Para ello se emplea una unidad de potencia que permite recuperar el combustible y se deposita en un tanque preparado sobre el buque logístico. El último paso: la deposición final del material por medios seguros.


Ejercicio de contención ante fuga de hidrocarburos del que participó personal del Servicio de Salvamento de la Armada y dotación del buque logístico ARA “Patagonia”.