¿Qué tiene que ver un humedal con vos?

Los humedales son esenciales para la vida. Los incendios, que se producen en un 95 % de los casos por la actividad humana, los amenazan. Conocé cómo podemos evitarlos y cómo proteger este ecosistema clave para nuestra existencia

Los humedales son ecosistemas fundamentales para el bienestar humano. Son fuentes de agua, mitigan sequías e inundaciones, suministran alimentos, albergan una rica biodiversidad y almacenan carbono, ayudando a mitigar los efectos del cambio climático, entre muchos otros servicios ecosistémicos.

Los incendios, que en un 95 % de los casos son producto de la actividad humana, son una amenaza para estos ecosistemas. Este riesgo para nuestra salud y la del ambiente se ve potenciado por el calentamiento global. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, América del Sur es una de las regiones que podría verse cada vez más afectada por los incendios forestales, debido a los efectos del cambio climático.

¿Por qué se producen los incendios?

Los incendios forestales que amenazan los humedales pueden producirse por dos causas.

Causas naturales

La más significativa y común es la caída de rayos producidos por tormentas eléctricas, principalmente cuando estas no son acompañadas de lluvia. Otra causa que puede producir incendios en algunas regiones es la actividad volcánica.

Causas antrópicas

La presencia del hombre en los montes, bosques o en sus adyacencias, inevitablemente va acompañada de elementos, quehaceres o instalaciones que pueden ocasionar incendios, ya sea por negligencia (fogón mal apagado) o fuegos intencionales para deforestar.

Los accidentes, el uso del fuego para quemas de desperdicios, limpieza de terrenos o preparación de sitios para forestación, agricultura, ganadería o urbanización, así como los fuegos hechos para recreación (en campamentos y fogones) o el vandalismo son algunas de las causas más comunes.

¿Cómo afecta el cambio climático?

Las variables meteorológicas, como la temperatura, el viento o la humedad relativa, son claves en el comportamiento del fuego. En las últimas décadas, el cambio climático alteró estas variables. Los aumentos en la temperatura media global en superficie, con respecto a los niveles preindustriales, generan mayor probabilidad de incendios, así como un aumento en los daños producidos por ellos, debido a los cambios en la temperatura, las mayores sequías o las modificaciones en la humedad relativa, lo que propicia la propagación del fuego.

El cambio climático facilita las condiciones para los incendios. Condiciones climáticas, como los cambios en la temperatura o las mayores sequías, propician la propagación del fuego, por lo que resulta imprescindible extremar los recaudos.

¿Qué puedo hacer para evitar los incendios?

No hacer

fuego debajo de los árboles. Solo hay que hacerlo en lugares habilitados

Evitar

arrojar colillas de cigarrillos y fósforos, ya que son peligrosos.

Llevar mis residuos

las latas y vidrios pueden actuar de lupa y provocar incendios

Seguí estas recomendaciones generales para prevenir incendios forestales