Glaciares


Caracterización

Los glaciares constituyen una de las reservas de agua dulce más importantes de nuestro país, apta para el consumo humano, ya que alimentan las cuencas hidrográficas del territorio.

Son, además, el recurso que sustenta una serie de actividades económicas como la agricultura o el turismo, realzando la belleza de los principales atractivos turísticos y generando ingresos significativos para las economías regionales.

Localización

Los glaciares en Argentina se encuentran al Oeste del país, se distribuyen a lo largo de aproximadamente 3.500 kilómetros en la Cordillera de los Andes y están presentes en 12 provincias y 39 cuencas hídricas.

Los glaciares y otras crioformas tienen una contribución muy importante al caudal de los ríos andinos ya que aportan volúmenes significativos de agua de deshielo y ayudan a minimizar el impacto de las sequías en las actividades socio-económicas.

Es por eso que deben ser estudiados, monitoreados y protegidos para poder conocerlos y preservarlos en su estado natural.

Glaciares

Acciones

Ley 26639 - Régimen de presupuestos mínimos para la preservación de los glaciares y del ambiente periglacial

La Ley 26639, promulgada en octubre de 2010, busca preservar los glaciares como reservas de agua dulce fundamentales para el consumo humano. Para esto, establece que debe realizarse un Inventario Nacional de Glaciares (ING), acción fundamental para protegerlos de actividades que podrían perjudicarlos, como la liberación de sustancias contaminantes, la construcción de obras de arquitectura o infraestructura, la exploración y explotación minera e hidrocarburífera o las actividades industriales. Todas estas actividades están prohibidas por esta ley.

De igual modo, la norma los protege como proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas, para la conservación de la biodiversidad, como fuente de información científica y como atractivo turístico. Es por eso que se considera a los glaciares como bienes de carácter público.

Inventario Nacional de Glaciares

Su realización se encuentra a cargo del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), con la coordinación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto debe intervenir cuando se trata de zonas fronterizas pendientes de demarcación del límite internacional previo al registro del inventario.

El ING sienta las bases para definir el estado actual de las reservas hídricas cordilleranas. Conocer el número, área y distribución espacial de los cuerpos de hielo provee una estimación de las reservas hídricas en estado sólido que existen en las diferentes cuencas andinas e información básica para conocer la capacidad reguladora de esos cuerpos sobre los caudales de nuestros ríos en condiciones climáticas extremas.

Esto permite y habrá de permitir a futuro planificar toda una serie de actividades, sean de desarrollo, de conservación o incluso extractivas, siempre de acuerdo con los estudios de impacto ambiental exigidos por la ley. Conocer el comportamiento de los glaciares en función de su avance o retracción es fundamental para aumentar los saberes acerca del cambio climático y para diseñar políticas necesarias para enfrentarlas.

El ING se organiza en tres niveles de monitoreo de glaciares y crioformas de Argentina. No son consecutivos, sino que se desarrollan en paralelo.

  • El primero busca determinar la cantidad, ubicación y superficie de los distintos cuerpos. El primer nivel es un relevamiento del estado general que se actualiza cada 5 años.
  • El segundo consiste en un análisis de cuál ha sido la dinámica y cómo han variado su tamaño y desplazamiento en un plazo reciente. Este nivel se apoya en un modelo matemático.
  • El tercero responde a los parámetros físicos que rigen el comportamiento de los cuerpos de hielo. Se estudia y determina el volumen de agua que contienen, cómo es la topografía bajo ellos, cuál es su aporte a la escorrentía de los ríos, cómo reaccionan frente a las condiciones meteorológicas actuales o cómo lo harían frente a los escenarios climáticos futuros. Para ello se estudia en detalle, renovando y actualizando de manera continua la información de un total de ocho cuerpos glaciarios y periglaciarios.

Dado que los glaciares y el ambiente periglacial brindan servicios ambientales a toda la sociedad, excediendo los límites jurisdiccionales, su conservación debe estar garantizada por una norma de mayor jerarquía, que atienda a los intereses de toda la nación.

Ingresá al Inventario Nacional de Glaciares

Visitá el sitio del instituto IANIGLA

Informe al HCN 2018

Glaciares. Agua del futuro. Secuencia didáctica