Instituto de criminología


El Instituto de Criminología es un órgano cientifico-técnico del Servicio Penitenciario Federal y depende de la Dirección Nacional. A partir del año 2020 se ha establecido un convenio de cooperación entre el Servicio Penitenciario Federal y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que tiene por objeto convertir al Instituto de Criminología en lugar de trabajo de investigadores/as y becarios/as del organismo a fin establecer vínculos para el desarrollo científico y tecnológico.

La misión principal del Instituto es construir conocimiento a través de la realización de estudios e investigaciones interdisciplinarias basadas en evidencia empírica para sustentar las estrategias y planes de gestión en pos de alcanzar los objetivos institucionales. Orienta sus resultados a la toma de decisiones ejecutivas en torno al diseño e implementación de políticas públicas en materia penitenciaria y propende a la colaboración con otras áreas de gobierno vinculadas a la inclusión social postpenitenciaria, la seguridad ciudadana y la política criminal.

El trabajo del Instituto se basa en los siguientes ejes:

El establecimiento de una línea de pensamiento humanista y un lenguaje que destaca el horizonte de inclusión social de la política penitenciaria.

La construcción de un enfoque de derechos y de apertura a la comunidad del sistema penitenciario federal.

La participación activa de las personas privadas de su libertad en sus trayectorias de encierro; asumiendo su calidad de sujeto de derechos, capaz de comprender, apropiarse, involucrarse y evaluar su propio proceso y tomar decisiones sobre su proyecto de vida.

Una filosofía de trabajo que, ajustada al marco legal y reglamentario vigente, reserva un lugar fundamental a la experiencia, la formación, el conocimiento y la creatividad de los profesionales que desarrollan sus funciones en el Servicio Penitenciario Federal.

La construcción de criterios consensuados que organicen la tarea de de gestión penitenciaria de manera armónica a lo largo de todo el país; reconociendo y respetando la idiosincrasia de cada establecimiento, el tipo de población que alojan y las características individuales de la persona privada de libertad para propiciar trayectorias de encierro homogéneas en todo el territorio nacional.

La reorientación de las actividades de investigación del área priorizando el enfoque cualitativo de los desarrollos locales de las ciencias sociales, la criminología y el derecho; así como también la colaboración con los circuitos establecidos para la producción de información estadística en sus distintas modalidades y criterios.

La participación en las decisiones y actividades de formación/capacitación del personal, funcionando como órgano consultivo y supervisor de los distintos programas y planes vigentes así como su involucramiento en el diseño e implementación de nuevos circuitos formativos.

Programas de tratamiento