Unidad 4 - Colonia Penal de Santa Rosa


Autoridades

Dirección: Subprefecto Guillermo A. Pérez
Subdirección: Subprefecto Rosana Blanco

Dirección

Pueyrredón 1099 (6300) Santa Rosa, provincia de La Pampa.

Teléfono

(+54 2954) 43-1442

Cómo llegar

Entrá en Google Maps y verificá las opciones, según tu punto de partida.

Horario de visitas

Habilitación gradual de visitas

Para cuidarte a vos, a tu familia y a todas las personas en el interior de las unidades y complejos penitenciarios, comenzó la habilitación gradual de visitantes de la población penal. Para consultar disponibilidad en este establecimiento, horarios y días habilitados o cualquier otra inquietud podés comunicarte desde todo al país al: 0810-222-1196

Alojamiento

Categoría C

Seguridad

masculina

Población penal

Características edilicias

El establecimiento fue habilitado en 1940 y posee 257 hectáreas.

Desde junio de 2010 cuenta con cuatro pabellones nuevos, divididos en dos plantas.

Ese mismo año fue inaugurada la Casa de Pre egreso anexo La Amalia, conformada por cuatro pabellones con capacidad para 10 internos cada uno.

Educación

  • Primario
  • Secundario
  • Terciario: Tecnicatura Superior de Tasador y Martillero Público.
  • Universitario: Abogacía

Trabajo

Los talleres productivos de este establecimiento se dividen en tres secciones:

  • Industrial: herrería, corte y doblado de chapa, carpintería, imprenta, fabrica de ladrillos, sastrería, panadería, aserradero, mecánica, chapa y pintura.
  • Agropecuario: tambo, porcicultura, avicultura, chacinados, fábrica de quesos, agricultura, corte de leña, parques y jardines, horticultura, apicultura y cunicultura.
  • Mantenimiento: albañilería, plomería, electrotécnica, lavadero, peluquería.

Salud

El establecimiento cuenta con diversas especialidades médicas, como psiquiatría, traumatología, infectología, clínica médica, urología, odontología, kinesiología, psicología, enfermería y laboratorio.

Además, posee un sitio para la internación de internos con patologías no complejas, con una capacidad de tres plazas.

Historia

Las tierras donde se asienta la Colonia Penal de Santa Rosa fueron entregadas originalmente por el gobierno nacional a un marino llamado Guernico, en pago de servicios prestados en la campaña contra los indios. Y en 1884 las casi 10.000 hectáreas fueron vendidas a un español que las dividió y construyó dos estancias, La Elvina y La Amalia, situadas a unos 5 kilómetros de Santa Rosa.

La Colonia Penal se conforma, básicamente, por cuatro parcelas: la 29, comprada por el Estado Nacional a doña Amial Pineyro de Alonso; la 30, donada al Gobierno en 1961; la 31, adquirida en 1939, y la 32, expropiada a los sucesores de Don Heraclio Alonso, en favor de la Secretaría de Justicia de la Nación, en 1973.

Penalistas y legisladores coincidían en ese entonces en la creación de un establecimiento donde se aplicara un régimen de readaptación mediante el trabajo y la educación. La respuesta fue el levantamiento en la ciudad de Santa Rosa de un moderno edificio, previsto inicialmente como cárcel local, que alojó a los encausados de los juzgados letrados del territorio.

El 1923, Juan José O'Connor realizó su primera visita a las cárceles del país exponiendo sus impresiones en un informe que alcanzó tal trascendencia que el ex presidente de la Nación, doctor Roberto Ortiz, consideró que el penitenciarismo argentino tuvo su punto de partida con ese documento.

De ahí que el Poder Ejecutivo Nacional, por decreto Nº 73594/34, resolviera que el edificio de Santa Rosa se destinara a erigir la Colonia Penal de Santa Rosa, primer establecimiento en su tipo del país. Alojó a población penal condenada de las jurisdicciones de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

El establecimiento se inauguró el 13 de abril de 1940, cumpliendo con lo establecido por el artículo 11 inciso 4º de la ley 11.833 (de Organización Carcelaria). En el acto inaugural, el entonces Director General de Institutos Penales, doctor José María Paz Anchorena, afirmó que la flamante colonia representaba “para la técnica penitenciaria argentina mucho más que la construcción de todo un sistema de educación y readaptación, que influirá poderosamente en beneficio del alma y el cuerpo de los reclusos".