Rotavirus


¿Qué es el rotavirus?

Es un virus que produce una infección intestinal (o gastroenteritis).

Es la causa más común de diarrea grave en niños menores de 5 años.

La complicación más frecuente es la deshidratación, que puede generar la necesidad de hospitalización e incluso la muerte.

Es un virus altamente contagioso, por lo que cualquier niño puede enfermarse, independientemente de su condición socioeconómica.

El rotavirus puede sobrevivir durante varias horas en las manos y por días en superficies sólidas, como mesadas, pasamanos o utensilios.

La principal vía de contagio es la fecal-oral. Puede transmitirse:

  • de persona a persona, cuando una persona sana toca partículas de materia fecal de otra persona infectada con el virus y, sin darse cuenta, las introduce en su boca (por no haberse lavado las manos adecuadamente). La persona que padece la enfermedad mantiene su poder infeccioso en la materia fecal durante una semana.
  • por consumir agua o alimentos contaminados con el virus.
  • por entrar en contacto con superficies en las que perdura el virus (un pañal, un juguete, ropa de cama, etc).

¿Cuáles son los síntomas?

Se manifiesta como una gastroenteritis de 3 a 8 días de duración, con:

  • vómitos,
  • diarrea acuosa y abundante (hasta 20 veces por día),
  • fiebre,
  • dolor abdominal.

El mayor riesgo es la deshidratación, que puede llegar a provocar la muerte, en especial a bebés y niños pequeños. Por eso, ante la presencia de estos síntomas, es importante acudir rápidamente al médico.

Cómo se previene?

La vacuna protege contra la diarrea por rotavirus y sus complicaciones, previendo las formas graves de la enfermedad y sus complicaciones.

Estrategia de vacunación

  • 1era dosis: a los 2 meses de vida.
    Edad máxima para la administración de la primera dosis: 14 semanas y 6 días de vida.
  • 2da dosis: a los 4 meses de vida.
    Edad máxima para administración de la última dosis: 24 semanas