Hepatitis A


¿Qué es la hepatitis A?

Es una inflamación del hígado causada por el virus de la hepatitis A.

Podemos contagiarnos el virus si comemos alimentos o tomamos agua contaminada con el virus.

La infección se puede propagar con más facilidad en lugares cerrados, como guarderías, hogares de tránsito y colegios.

¿Cuáles son los síntomas?

Los más comunes son:

  • fiebre,
  • náuseas,
  • vómitos,
  • pérdida de apetito,
  • cansancio.

A veces causa dolor o sensibilidad en el hígado, piel u ojos amarillos (ictericia), orina oscura y materia fecal blanquecina.

Sin embargo, muchas personas infectadas tienen pocos o ningún síntoma.

La mayor complicación de la enfermedad es la insuficiencia hepática aguda, que puede hacer necesario el trasplante del hígado y tiene alta mortalidad.

¿Cómo se previene?

La vacuna protege contra la enfermedad producida por el virus de la hepatitis A.

Estrategia de vacunación

Única dosis: 12 meses de vida

También está recomendada para población de riesgo:
  • Hombres que tienen sexo con hombres.

  • Pacientes con desórdenes de la coagulación.

  • Enfermedad hepática crónica.

  • Trabajo con el virus de la Hepatitis A en laboratorios.

  • Personal gastronómico

  • Empleados de maestranza que manejen residuos y servicios sanitarios

  • Personal de jardines maternales que asiste a niños menores de un año de vida.

  • Viajeros a zonas de alta o mediana endemia (en este caso el Ministerio de Salud no provee el insumo).

En el caso de estar incluido en alguno de estos grupos, es necesario, presentar orden del médico.

Además de la vacuna, una forma efectiva de prevenir la hepatitis A es implementar medidas de higiene, como lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales, y antes de preparar o ingerir alimentos.

Además, se recomienda el consumo de agua potable y medidas de saneamiento ambiental, como la correcta eliminación de la materia fecal.

Si no hay seguridad de que el agua es potable, tenemos que hervirla o potabilizarla con dos gotas de lavandina por cada litro de agua.

En la Argentina, la Hepatitis A llegó a constituir el 90% de las hepatitis agudas que afectaban a los niños. Sin embargo, desde 2007 no se realizaron trasplantes de hígado en la población objetivo de la vacunación.