Sífilis


La sífilis es una de las ITS más frecuentes y es producida por una bacteria llamada Treponema Pallidum.

¿Cuáles son sus síntomas?

En una primera etapa genera una lastimadura o úlcera, llamada “chancro” generalmente única y no dolorosa, en la boca, el ano, la vagina o el pene. Muchas veces es acompañada por la inflamación de un ganglio en la zona. Esta etapa inicial se llama sífilis primaria.

Aun cuando no se reciba tratamiento, la lastimadura o úlcera desaparece sola después de unos días, y la infección puede progresar a la segunda etapa o sífilis secundaria, después de un período de “latencia” que es variable y durante el cual no aparecen síntomas. Los síntomas de la sífilis secundaria pueden presentarse hasta varios meses más tarde. Entre estos pueden aparecer: erupción (o ronchas) en el cuerpo, lesiones en la boca, fiebre y aumento generalizado del tamaño de los ganglios, caída del cabello, malestar general, verrugas en la zona genital.

¿Cómo se diagnostica?

Se diagnostica a través de un análisis de sangre que puede ser:

1) Por medio de la extracción de sangre.

2) Por medio del test rápido (TR): el resultado preliminar estará disponible entre los 15 y 30 minutos subsiguientes.

En ambos casos, ante un resultado positivo preliminar, se realizará un segundo estudio confirmatorio.

¿Cuál es el tratamiento?

La sífilis se cura con un tratamiento sencillo y seguro que está disponible en forma gratuita en todos los espacios de salud públicos. El tratamiento debe realizarlo la persona que tiene la infección y su/s pareja/s sexuales.

¿Qué pasa si no se recibe tratamiento?

La infección puede progresar y causar daños al corazón y lesiones en el sistema nervioso, entre otras consecuencias.

Es importante tener en cuenta que la persona que tiene la infección podrá transmitirla a otras personas mientras no realice el tratamiento.

Si una persona gestante está infectada y no es tratada puede transmitir la infección durante el embarazo y/o parto, resultando sífilis congénita. Las personas recién nacidas con sífilis congénita pueden sufrir ceguera, daño severo de otros órganos y hasta incluso la muerte.

¿Cuáles son las vías de transmisión y cómo puede prevenirse?

Vía sexual: se transmite por mantener relaciones sexuales sin uso de preservativo, a través del contacto con semen, líquido pre eyaculatorio, fluidos vaginales, sangre.

Puede prevenirse con el uso d preservativo peneano o barrera oral, y estando atentos/as a signos o síntomas.

La bacteria de la sífilis es transmitida especialmente por contacto directo con las LASTIMADURAS que se presentan en el ÁREA GENITAL. Como las lesiones iniciales no producen dolor o pueden estar ubicadas en alguna zona que no visible (por ejemplo los genitales internos o en la cavidad bucal), es posible que la persona no sepa que tiene la ITS. LAS LESIONES EN LA PIEL que aparecen en la segunda etapa de la infección son muy contagiosas.

Vía perinatal: se transmite a través de los fluidos presentes en el proceso de gestación o durante el parto.

Para prevenir la transmisión toda persona gestante debe testearse durante el embarazo para recibir tratamiento oportuno y evitar así la transmisión de la infección.

Es importante realizar el testeo desde la primera consulta del embarazo.

También la/s pareja/s sexuales de la persona gestante debe testearse y recibir tratamiento, para no re infectarse, aun cuando no tenga síntomas.