Lesiones de causa externa


¿Qué son?

Las lesiones de causa externa se definen como el daño físico que se produce cuando el cuerpo humano se somete bruscamente a algún tipo de energía en cantidades que exceden el umbral de tolerancia fisiológica, o cuando se ve privado de uno o más elementos vitales como el oxígeno.

Representan las principales causas de muerte en adolescentes y adultos jóvenes.

Causas

Las causas externas más prevalentes se clasifican en dos grupos:

Lesiones no intencionales: incluye todas las lesiones relacionadas con siniestros viales, las ocurridas en los hogares, en el lugar de trabajo, etc.

Lesiones relacionadas con la violencia (o también llamadas intencionales): incluye las lesiones relacionadas con la violencia interpersonal, colectiva y las autoinflingidas, como autolesiones y suicidio.

Prevención

El consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo asociado a la producción de lesiones de causa externa, principalmente siniestros viales, violencia interpersonal, violencia de género, suicidio o autolesiones. Además, pone en riesgo a las personas bajo cuidado del adulto que haya consumido (para el caso de niños, niñas, adolescentes y adultos mayores).

Recomendaciones para la prevención de lesiones a causa de siniestros viales:

  • Usar el cinturón de seguridad, no sólo quien conduce, sino, todos los pasajeros.

  • Utilizar dispositivos de retención para niños que viajen en el vehículo.

  • No consumir alcohol si se va a conducir.

  • Cumplir los límites de velocidad.

  • Usar casco en motos y bicicletas.

Recomendaciones para prevención de caídas en adultos mayores:

  • Evitar obstáculos en el piso que puedan ocasionar caídas (alfombras, cables, macetas, objetos que puedan estar en el suelo, etc.).

  • Mantener los anteojos a mano y buena iluminación de los ambientes.

  • No encerar los pisos y evitar caminar cuando están húmedos.

  • En lo posible, no utilizar ropas largas como camisones o batones con lo que puede enredarse y tropezar.

  • Si es posible, colocar agarraderas en los baños.

  • Guardar lo que se usa habitualmente en lugares accesibles. No elegir sitios altos que requieran subirse a bancos o sillas.

  • Cuidar los pies y utilizar zapatos cómodos.

  • Evitar cambios bruscos de posición.

Recomendaciones para la prevención de lesiones no intencionales en niños y niñas:

  • Al cocinar, utilizar en lo posible las hornallas de atrás.

  • Mantener alejado y bien guardado del alcance de los niños y niñas, elementos que puedan generar cortes, como cuchillas.

  • Mantener lejos de los bordes de la mesa, cocina, o cualquier otra superficie en altura, elementos de cocina que al ser tironeados puedan generar un golpe o quemaduras, como por ejemplo las ollas con agua caliente o fuentes con comida.

  • Mantener guardados los electrodomésticos mientras no están en uso.

  • Guardar las botellas de vidrio.

  • Evitar que los niños y niñas jueguen cerca de las fuentes de calor, como estufas.

  • Evitar que se realicen juegos en escaleras o cerca de estas.

  • Evitar juegos en ventanas, si no cuentan con reja o protectores, para prevenir caídas desde otro nivel.

  • Evitar dejar sueltos o accesibles objetos pequeños que los más chicos puedan llevarse a la boca.

  • Al momento del baño de los niños, constatar previamente la temperatura del agua.

  • La mayoría de las intoxicaciones ocurren en casa, por ejemplo con los productos de limpieza. Es importante luego de cada uso, asegurar que hayan quedado correctamente cerrados, y además, guardados lejos del alcance de los niños. Si es posible incluso bajo llave.