Gonorrea


La gonorrea es producida por una bacteria que puede causar infecciones en los genitales, el ano y la garganta. En algunos casos también puede diseminarse y causar infecciones en la sangre y las articulaciones.

¿Cuáles son sus síntomas?

Es una infección muy común y PUEDE O NO PRESENTAR SÍNTOMAS

Los síntomas más frecuentes son:

  • Flujo vaginal espeso de color amarillo o blanco

  • Ardor y dolor al orinar

  • Dolor durante las relaciones sexuales

  • Pus (líquido amarillo) por el pene

  • Secreción anal (pueden aparecer manchas en la ropa interior)

  • Dolor de garganta

  • En el recto anal: secreciones, picazón anal, dolor, sangrado, dolor al defecar

  • En la faringe: irritación de garganta, dificultad para tragar, fiebre, inflamación de los ganglios del cuello

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza a través de estudios de las secreciones y de la evaluación clínica.

¿Cuál es el tratamiento?

La gonorrea se trata y se cura con el uso de antibióticos, luego de recibir una dosis única, aunque a veces pueden ser necesarios tratamientos más prolongados.

El tratamiento se realiza en forma gratuita en los hospitales públicos y centros de salud de todo el país.

Es importante que la/s pareja/s sexual/es de la persona con la infección también reciban tratamiento aunque no presenten síntomas.

¿Qué pasa si no se recibe tratamiento?

La infección puede permanecer en la zona afectada, seguir transmitiéndose o diseminarse a otros órganos y causar daños en los órganos reproductivos ocasionando esterilidad, infertilidad o embarazo ectópico (fuera del útero).

¿Cuáles son las vías de transmisión y cómo puede prevenirse?

Vía sexual: se transmite por mantener relaciones sexuales sin uso de preservativo, a través del contacto con semen, líquido pre eyaculatorio, fluidos vaginales, sangre.

Puede prevenirse usando métodos de barrera (preservativo o barrera oral), y también estando atentos/as a signos o síntomas de nuestros cuerpos.

Vía perinatal: se transmite a través de los fluidos presentes en el proceso de gestación o durante el parto.

La transmisión a la persona recién nacida se previene con el tratamiento antibiótico adecuado durante el embarazo