Enfermedad renal


¿Qué son los riñones y cuáles son sus funciones?

Los riñones son dos órganos glandulares ubicados entre los músculos de la espalda y el abdomen. Su función principal es la de filtrar los tóxicos generados por el metabolismo del cuerpo y eliminarlos a través de la orina.

También mantienen el equilibrio del agua y la sal del cuerpo actuando sobre la presión arterial. Tiene funciones hormonales ayudando a la producción de glóbulos rojos y preservando la salud de los huesos.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

La enfermedad renal crónica afecta las funciones de los riñones a lo largo del tiempo. Hay diferentes grados de severidad y se definen según cuánto filtran los riñones.

Es muy frecuente en la población, en Argentina una de cada ocho personas podrían presentarla.

Causas

La enfermedad renal crónica se puede dar a cualquier edad y por múltiples causas, aunque la mayoría de los casos se da en personas con diabetes, hipertensión arterial y mayores de 50 años.

¿Cómo se detecta?

La enfermedad la mayoría de las veces no presenta síntomas, aún en etapas avanzadas.

Debido a que en general no presenta síntomas, la enfermedad renal crónica debe ser sospechada en cualquier persona con:

  • diabetes,

  • hipertensión arterial

  • mayor de 50 años (recordar que no es exclusiva de estas personas).

Para detectarla se realiza un estudio de laboratorio de rutina donde se evalúa la CREATININA en una muestra de sangre habitual y se calcula el filtrado renal. Además, se realiza un análisis de orina que nos informará la presencia de PROTEÍNAS (albúmina), que es un marcador de daño de los riñones.

Prevención

Las personas en grupo de riesgo (diabetes, hipertensión arterial o mayor de 50 años) deben controlarse frecuentemente.

Hay 8 reglas de oro para cuidar tus riñones:

  1. Comer saludablemente y mantener tu peso bajo control

  2. Mantenerse en forma y activo

  3. NO fumar

  4. Mantener una ingesta de líquidos saludables (8 vasos de agua segura por día)

  5. Mantener un control regular de los niveles de azúcar en sangre (controlar la diabetes)

  6. Controlar la presión arterial (No abandonar el tratamiento)

  7. Chequear tu función renal si tienes uno o más factores de riesgo (recordar a tu médico de cabecera que en la rutina incluya la CREATININA y la detección de PROTEÍNAS en la orina)

  8. NO auto medicarse, especialmente evitar antiinflamatorios ya que los mismos tomados abusivamente pueden dañar la función renal.

¿Cuáles son sus principales complicaciones?

Cuando se van perdiendo las funciones renales aparecen complicaciones típicas como anemia, alteración de osificación, aumento de ácido úrico y artritis relacionada a éste, hipertensión arterial de difícil manejo y edemas. En los casos más severos puede aparecer prurito, irritabilidad, tendencia al sueño y complicaciones graves neurológicas y cardiovasculares.

Tratamiento

El tratamiento en las etapas iniciales se orienta a evitar la progresión de la enfermedad renal crónica y sus complicaciones.

La hidratación adecuada, la alimentación saludable y mantenerse activo son pilares del tratamiento. El tabaquismo empeora la evolución de la ERC. Existen medicamentos que pueden ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y tratar las complicaciones como la anemia.

En los casos más comprometidos, la persona podría requerir de la sustitución de la función renal ya sea por diálisis crónica o trasplante renal.

Información a tener en cuenta

  1. La enfermedad renal crónica es ASINTOMÁTICA en la mayoría de las veces.

  2. Se detecta por estudios de rutina sencillos.

  3. Las personas con diabetes o hipertensión o mayores de 50 años son más propensos a padecer la enfermedad.

  4. Mantener un estilo de vida saludable puede prevenir su aparición.

  5. Especial interés: NO consumir abusivamente anti-inflamatorios sin control médico.

  6. Existen tratamiento con medicamentos para retrasar la evolución de la enfermedad renal crónica y tratar las complicaciones.