Clamidiasis


La clamidiasis es una ITS causada por una bacteria llamada Chlamydia.

Muchas personas no saben que tienen clamidiasis ya que, aunque estén infectadas, es posible que no tengan síntomas.

¿Cuáles son sus síntomas?

En el caso de que hubiera síntomas, los más frecuentes suelen ser:

  • Flujo vaginal

  • Sangrado después de las relaciones sexuales

  • Sangrado entre los períodos de menstruación

  • Dolor abdominal o pélvico

  • Secreción, picazón o dolor anal

  • Flujo por el pene (conocido como uretritis)

  • Ardor al orinar

  • Testículos doloridos o hinchados

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza a través de estudios de las secreciones y de la evaluación clínica.

¿Cuál es el tratamiento?

La clamidia se trata y se cura con antibióticos.

Es importante que la/las pareja/s sexual/es de la persona con la infección también reciban tratamiento aunque no tengan síntomas.

¿Cuáles son las vías de transmisión y cómo puede prevenirse?

Vía sexual: se transmite por mantener relaciones sexuales sin uso de preservativo, a través del contacto con semen, líquido pre eyaculatorio, fluidos vaginales, sangre.

Puede prevenirse usando métodos de barrera (preservativo o barrera oral), y también estando atentos/as a signos o síntomas de nuestros cuerpos.

Vía perinatal: se transmite a través de los fluidos presentes en el proceso de gestación o durante el parto.

La transmisión al recién nacido/a se previene con el tratamiento adecuado durante el embarazo.

En personas gestantes sin tratamiento puede producirse un parto prematuro o transmitirse a la persona recién nacida la ITS.

Puede causar conjuntivitis neonatal (una infección de los ojos) y neumonitis (infección del pulmón). Sin tratamiento médico inmediato, los ojos de las personas recién nacidas pueden sufrir daño grave y permanente.