Información para escuelas


Miembros del Equipo Escolar

Cuadernillo para escuelas

El presente material brinda información a las escuelas, con el objetivo de lograr una mejor integración de las niñas y los niños con enfermedad celíaca.

Accedé al material

Información para comedores escolares

El único tratamiento para la enfermedad celíaca consiste en una dieta libre de gluten o sin TACC (sin trigo, avena, cebada y centeno) que debe mantenerse de por vida, por lo cual es fundamental el rol del personal de los comedores, quienes serán los responsables de garantizar que el celíaco/a reciba un alimento seguro.

No solo el trigo, la avena, la cebada y el centeno contienen gluten. Todos aquellos productos alimenticios industrializados pueden contenerlo. Ejemplo: salsa de tomate, fideos, otros.

Las personas con enfermedad celíaca podrán consumir todo lo que es de origen natural, carnes frescas, verduras y frutas frescas, legumbres, huevos, cereales aptos para celíacos y todas las preparaciones caseras elaboradas con estos ingredientes.

Es importante además que cuando se ofrezca un menú para celíacos, este sea lo más parecido posible al que reciben el resto de los comensales.

No es grato para un niño/a celíaco/a observar que todos sus compañeros/as comen, por ejemplo, milanesas con puré y que él tenga que comer un bife con ensalada cuando podemos adaptar su comida para que reciba un menú similar inclusivo.

Más información

Algunas recomendaciones generales

  • Conocer cuáles son los alimentos que puede consumir una persona celíaca.
  • Tener a mano el listado de alimentos libres de gluten. ¡¡Recordá que el listado se actualiza constantemente!!
  • Organizar un lugar en la cocina para guardar alimentos libres de gluten de manera tal de evitar que se contaminen o mantener las harinas o sus derivas en recipientes bien cerrados.
  • Una vez abierto el envase de un producto especial sin gluten (como harinas, premezclas, etc.) no se debe sacar de su envase a menos que sea correctamente identificado en otro recipiente con tapa.
  • Utilizar siempre utensilios de cocina limpios. No usar por ejemplo la misma cuchara para elaborar un plato que contiene gluten y otro que no lo tiene, si previamente no fue correctamente lavada.
  • Como norma general, deben eliminarse de la dieta todos los productos a granel, por lo general pueden estar contamidos con vestigios de gluten.
  • Intentar que la comida del celíaco sea lo más parecida posible a la de sus compañeros.
  • Cocinar siempre en aceite nuevo y cacerola limpia para evitar contaminaciones cruzadas. Por ejemplo, si se ha utilizado la freidora para hacer un pescado rebozado, en ese aceite ya no se podrá freír nada que vaya a consumir la persona celíaca, ya que el aceite queda contaminado independientemente de los días que hayan pasado tras la fritura. Tampoco sirve filtrar el aceite ya que no elimina los restos de componentes de gluten. Esta es una de las prácticas más importantes y no se debe tomar a la ligera, porque esta es una de las formas que se puede producir “contaminación cruzada”.
  • Ante la duda de la presencia de gluten en el alimento, no dárselo al niño/a.
  • Mantener informados al padre y/o la madre del menú que va a consumir su hija/o.